Altadis rechaza ampliar la negociación y amenaza con aplicar la reforma laboral

En primero plano, Luis Enrique Medina, presidente del comité de empresa, durante una protesta en la planta riojana. :: m.herreros/
En primero plano, Luis Enrique Medina, presidente del comité de empresa, durante una protesta en la planta riojana. :: m.herreros

Los sindicatos denuncian que la tabaquera sólo quiere hablar del cierre y que lo justifica con los datos que ha usado para despedir a 757 personas

LUIS J. RUIZ

Altadis no cede. La compañía tabaquera continúa enrocada en su posición y ayer, en el inicio de la segunda ronda de conversaciones con los representantes de los trabajadores en Madrid, se mantuvo firme en su punto de partida: no es negociable la permanencia de la planta de Logroño y la cláusula de garantía del ERE del 2009 caducará el próximo 29 de febrero. El 1 de marzo el cierre se negociará bajo los parámetros de la reforma laboral, la misma amenaza que trasladaron al comité de empresa el día en que anunciaron que la planta de Altadis tenía fecha de caducidad: el 30 de junio.

Mientras que los representantes de Altadis trataron de reconducir cualquier conversación hacia la negociación del cierre, los sindicatos pusieron sobre la mesa tres asuntos: uno coyuntural, el calendario de las conversaciones; y dos estructurales, la caída del mercado del tabaco y la sobrecapacidad de la planta logroñesa.

Respecto al primero, Altadis insistió en que este periodo de negociación vence, en cualquier caso, el 29 de febrero, una posición «ilógica», entienden los sindicatos, que recuerdan que aún no tienen en sus manos toda la documentación (mañana recibirán, presumiblemente, la información de carácter económico que la empresa matriz está elaborando en Hamburgo) y que trasladaron una serie de cuestiones al comité de empresa europeo sobre las que se pronunciará en su reunión del 29 de febrero. Sólo a partir de entonces entienden, «se podría afrontar con garantías esa negociación», explicó Pilar Calvo (UGT): «No es lógico; no tenemos toda la documentación para hacer el análisis correspondiente».

Calvo defendió que los representantes de los trabajadores consiguieron demostrar a la empresa, con sus propios datos, que sus argumentos para avalar el cierre carecen de fundamento. «Les hemos dado argumentos suficientes para que ellos vean que el mercado del tabaco de España no es el que más está cayendo en Europa y ese motivo no debe ser de peso para considerar que hay que cerrar la planta de Logroño[...] Sus argumentos no son tan fuertes. No justifican la necesidad del cierre por sí mismos», concluyó la representante de UGT.

En similares términos, Luis Enrique Medina (CCOO), presidente del comité de empresa de la planta de Logroño, explicaba a Diario LA RIOJA que Altadis «emplea los datos con los que ha justificado el despido de 757 trabajadores para intentar cerrar la planta de Logroño». «En el informe que nos entregaron la semana pasada auguran que hasta el 2019 España será el mercado con menor caída de consumo. Los demás multiplicarán la caída de España por cinco. Cuando se lo hemos dicho no les ha hecho gracia y han vuelto a los datos con los que cerraron Alicante, Coruña y Cádiz», decía Medina.

Tampoco la sobrecapacidad de la planta sirve, según los sindicatos, para justificar el cierre. «Todas las fábricas están al 50 por ciento de sobrecapacidad. No es que Logroño sea la peor de todas», argumenta Calvo, que recuerda que ese indicador «es mejor en la planta de La Rioja que en otras de las que ellos plantean».

Medina también abundó que durante el encuentro de ayer trasladaron a la empresa «hasta en cuatro ocasiones» su disponibilidad a «hacer los ajustes que sean necesarios para eliminar esa sobrecapacidad y para asegurar la continuidad de la fábrica». La respuesta, la esperada: «Dicen que no, que la decisión es inamovible».

Las negociaciones se retomarán mañana a las 11 horas y está previsto que Imperial Tobacco entregue la documentación económica llegada desde Hamburgo.