Un hombre mata al marido de su ex pareja en Logroño

Una furgoneta de servicios funerarios retira el cadáver del hombre/
Una furgoneta de servicios funerarios retira el cadáver del hombre

El hombre, de 47 años, ha sido apuñalado en el portal del número 7 de la calle María Teresa Gil de Gárate sobre las nueve de la mañana y el sospechoso, que huía a pie, ha sido detenido

LA RIOJA | EFELOGROÑO

Un hombre de 47 años ha muerto apuñalado esta mañana en el portal del número 7 de la calle María Teresa Gil de Gárate, de Logroño., La Policía Local ha detenido a otro hombre, de 54 años, sospechoso del crimen. El fallecido era el actual marido de la ex-pareja del detenido.

relacionado

Según contaban los testigos en el lugar de los hechos, el fallecido y su mujer vivían hace años en el cuarto piso del número 7 de Gil de Gárate. Durante un corto periodo de tiempo, hace seis años, la mujer había mantenido una relación con el ahora detenido, de la que habían tenido una niña, pero después había vuelto con su marido.

Así, según parece el homicida había ido al domicilio de la víctima sobre las 09.10 de la mañana, tras dejar a su hija en el colegio, y le ha atacado cuando ha bajado para hablar con el presunto asesino, que le había llamado. La agresión ha tenido lugar en el interior del portal, y el fallecido ha recibido al menos una herida mortal de arma blanca en el cuello.

El detenido ha huido del lugar a pie; los agentes de la Local que han acudido al lugar, tras recabar datos sobre el sospechoso, le han encontrado en la Plaza del Invierno, en los alrededores de Primero de Mayo. El detenido no ha opuesto resistencia a la detención.

Aparentemente, el detenido ha explicado a los agetnes dónde había arrojado el arma en su huida. De hecho, testigos oculares que circulaban por el entorno del apresamiento advirtieron que varios agentes miraban en el interior de los contenedores de la zona. Ambos, detenido y víctima, son de nacionalidad española y vecinos de Logroño.

"Mi marido, lo han asesinado"

Lo primero que los vecinos de la calle han conocido de los hechos han sido los gritos de la mujer: "Mi marido, lo han asesinado, lo han asesinado", gritaba, según ha explicado a los periodistas el camarero de un bar que está casi enfrente del portal donde se han producido los hechos.

Él mismo ha salido del establecimiento y ha visto a un hombre tendido en el suelo del portal número 7 de la calle y a dos policías que habían llegado rápidamente desde la Gran Vía.

El camarero ha reconocido al hombre tendido en el suelo como "el chico de la silla de ruedas", al que veía a menudo pasar por delante de su establecimiento, "aunque casi nunca entraba".

La convivencia de la familia, han relatado los vecinos, era "normal" y "sí que había discusiones a veces, pero por temas normales de adolescentes", en alusión a los hijos.

El fallecido tenía problemas de diabetes y eso había provocado que hace años le amputaran parte de los dos pies, por lo que salía a la calle ayudado por una silla de ruedas eléctrica, aunque en su casa "conseguía caminar por sí solo, con algunas dificultades", han añadido.

La calle María Teresa Gil de Gárate ha recuperado la normalidad hacia las 13.00 horas, un vez que se han marchado las patrullas policiales, la carpa de atención psicosocial montada por el SOS Rioja 112 y los servicios funerarios, que han traslado el cadáver al Instituto de Medicina Legal para efectuar la autopsia al fallecido.

El único vestigio que queda son las marcas hechas por la policía para identificar las huellas detectadas en el cristal del portal; además de los comentarios constantes de vecinos y curiosos.

Lista negra

Este crimen sucede en la lista negra de sucesos de La Rioja al acaecido el 20 de junio del 2014 en Haro, donde apareció el cadáver de un colombiano de 31 años en un camino rural. Habría que retroceder al 17 de febrero del 2014, cuando dos jóvenes mataban a María del Carmen Calderón en su casa de la calle Vara de Rey en Logroño cuando intentaban robar. Habría que llegar al 31 de octubre del 2012, cuando Antonio José A.S., alias "El Sevi" aparecía degollado en su piso del barrio de La Estrella de Logroño.