La Agencia de Desarrollo destinará 1,38 millones en ayudas a empresas

Leonor González y Javier Ureña. /
Leonor González y Javier Ureña.

La consejera de Desarrollo Económico Leonor González y el gerente de la ADER, Javier Ureña, han presentado la segunda convocatoria de ayudas

EFELOGROÑO

La Agencia de Desarrollo Económico de La Rioja (ADER) destinará 1,38 millones de euros a su segunda convocatoria de ayudas en apoyo al comercio minorista y la innovación empresarial, y que se incluyen en el Plan Estratégico de Subvenciones de esta entidad para 2015.

La consejera de Desarrollo Económico e Innovación, Leonor González, junto con el gerente de la ADER, Javier Ureña, han presentado hoy, en una rueda informativa, la segunda convocatoria de ayudas de la ADER, que cuenta con un presupuesto de 1.381.250 euros.

La consejera ha explicado que este programa es "uno de los instrumentos fundamentales del Gobierno de La Rioja para favorecer la competitividad de las empresas".

El objetivo del Gobierno es "más industria, de más tamaño y de mayor valor añadido, potenciando los sectores de media y alta tecnología, que nos proporcione mayor productividad y conlleve más salario y más empleo", ha subrayado consejera.

Esta segunda convocatoria, que se abrirá en las próximas semanas, contempla seis líneas de ayuda, la de apoyo al comercio minorista y cinco líneas vinculadas a la innovación empresarial.

El objetivo de todas estas ayudas es "mejorar la competitividad y capacidad para crear empleo".

González ha recordado que "la política industrial del Gobierno riojano ha dado un giro para afianzar la recuperación económica y seguir avanzando en la reindustrialización de La Rioja".

"Queremos -ha dicho- fortalecer el sistema productivo y apoyar a las empresas, que les ayude a incorporar actividades de mayor valor añadido; avanzar hacia una mayor especialización o ganar en dimensión empresarial".

Dos tipos de convocatorias

Para ello, el Gobierno de La Rioja cuenta con dos tipos de convocatorias: las tradicionales, es decir, las ayudas directas a las empresas, cuya segunda convocatoria presentamos hoy, y los nuevos planes integrales, que incluyen medidas para varios años y que forman la Agenda de Fortalecimiento Empresarial.

Estos planes combinan ayudas directas, mejora de la financiación y servicios e inciden en cuestiones como la internacionalización, la innovación o la gestión profesional.

Suponen, además, una mayor proactividad tanto por parte de las empresas como de la propia ADER. La convocatoria de la Agenda está abierta hasta el 30 de septiembre.

Competitividad

La segunda convocatoria de ayudas incluye una línea específica para la promoción de la competitividad del comercio minorista, a la que se destinará 400.000 euros.

Este programa de apoyo cuenta con ayudas para la creación de nuevos comercios y ayudas para inversiones de comercios ya existentes.

En el caso de nuevos comercios minoristas, las ayudas se dirigen a los gastos de creación y constitución como asesores, gestores o notaría, cursos de formación sobre creación de empresas o similares, así como una campaña de promoción inicial durante los primeros seis meses.

Para el resto de establecimientos comerciales minoristas, recoge ayudas para inversión en activos fijos, integración del diseño, innovación en la gestión empresarial, implantación de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) y promoción de la calidad.

Respecto a las líneas vinculadas a la innovación empresarial, la ADER contará con un presupuesto de 981.250 euros.

Concretamente, se abrirán las líneas de ayuda de promoción de la innovación empresarial en I+D, en el ámbito de la seguridad, en estructura de gestión, en implantación de TIC en microempresas y en diseño de producto.

Los objetivos generales de estas líneas de ayudas son la profesionalización de la gestión y toma de decisiones; fomento de la planificación a largo plazo y promoción de asesoramiento externo especializado.

Ureña ha explicado que, en el caso del comercio minorista, las ayudas pueden alcanzar hasta el 35 % de la inversión, mientras que, en el de la innovación empresarial, se plantea que pueda llegar hasta un 30 % si la empresa está dentro de la zona del Mapa de Ayudas y de un 20 % si está fuera, siempre que no sean de carácter agroalimentario, que tienen otro régimen específico.