Álava aprobará un régimen similar para viñedos anteriores a 1960

Viñas viejas, con Samaniego al fondo. :: Díaz Uriel/
Viñas viejas, con Samaniego al fondo. :: Díaz Uriel

La Diputación foral incrementará las ayudas progresivamente en función de la edad de las parcelas con un tope también de 600 euros

A. GILLOGROÑO.

La Diputación foral alavesa está pendiente también de la aprobación definitiva por parte de la Comisión Europea de su Programa de Desarrollo Rural que, al igual que el riojano, recoge el incentivo del cultivo del viñedo viejo dentro de las medidas agroambientales: «Tenemos el visto bueno para viñedos anteriores a 1960, y estamos esperando a la aprobación del plan en su conjunto, esperamos que para junio, y abrir así el plazo de solicitudes», explica Borja Monje, diputado de Agricultura.

Monje confirma que el sistema será similar al riojano, aunque con matices. En este sentido, la edad de corte se ha establecido, al menos por el momento, en los viñedos anteriores a 1960, con lo que la edad mínima para beneficiarse de las ayudas son 55 años en el territorio alavés. Asimismo, no serán lineales ni por hectárea, sino que se ha propuesto una escala progresiva, que va desde los 400 hasta los 600 euros pero no ligada a la superficie, sino a las explotaciones, es decir a las parcelas, y a su edad.

La escala

Así, las ayudas agotarán los 600 euros para fincas plantadas con anterioridad a 1940, mientras que, para las hincadas entre 1940 y 1950, podrán alcanzar los 500 euros y los 400, para aquéllas entre 1950 y 1960. En este caso, se pagará dicha prima sin necesidad de llegar a la hectárea de superficie y sin 'prorrateo' en función de ésta. «Si un viticultor tiene una parcela de 1940 recibirá la prima correspondiente a su escala y, si tiene otra de 1950, la ayuda que también se le asigne en función del baremo de edad», explica el diputado de Agricultura.

Monje aclara en cualquier caso que «estudiaremos, eso sí para años posteriores, el incentivo para este tipo de viñedos hasta 1980, aunque de momento vamos a ver cómo funciona esta primera medida». El diputado calcula que la superficie que cumpliría con la antigüedad exigida sería de unas 2.200 hectáreas y, al igual que en La Rioja, se reclamará un compromiso de mantenimiento del cultivo de al menos cinco años.

El olivar, que ha tenido un importante desarrollo en la última década en La Rioja Alavesa, tendrá también ayudas, aunque aún están por determinar: «Tenemos que terminar de concretar las medidas, algo que haremos en breve».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos