Las víctimas del Ebro

Los bomberos transportan a varios de los perros que habían quedado aislados. :: Justo rodríguez/
Los bomberos transportan a varios de los perros que habían quedado aislados. :: Justo rodríguez

Los bomberos rescatan tres perros aislados en Agoncillo

L.J.R./M.F.

La noche es estos días más silenciosa en las zonas invadidas por el Ebro. Muchos de los ladridos nocturnos de quienes vigilaban las fincas de recreo se han apagado. Para siempre. El Ebro se ha cobrado la vida de numerosos animales domésticos que 'vivían' en las fincas recreativas de la ribera.

Uno de esos rescates tuvo lugar ayer en Agoncillo. La asociación Animales Rioja recibía el lunes el aviso de que varios perros estaban aislados encima de unos palets y rodeados de agua. Su presidenta, Beatriz Martínez, y varios de los socios se movilizaron... pero sin éxito. «La Guardia Civil nos dijo que no podían hacer nada», denuncia. Ayer fue la segunda intentona. Fructificó... pero no sin problemas y después de que el propietario intentara sin éxito y con mucho riesgo acceder a sus animales.

A través de las redes sociales lanzaron un SOS que recibió infinidad de respuestas (a las que agradecen su apoyo e interés)... pero la llamada al 112 no tuvo éxito. Tenían que abonar la salida de los bomberos (entre 600 y 900 euros). Entonces entró en juego la Red de Protección Canina. Su presidente, Eduardo Justa, lamenta que la administración no actúe directamente en el rescate y luego tome las medidas que deba tener. «No pueden hacer esto».

Ante la pasividad de unos y otros, Justa apuntó que su organización pagaría el rescate. Cuatro perros salvaron la vida; otros tres ya habían muerto. Animales Rioja se hizo cargo de los perros (dos no tenían microchips) y la Red de Protección Canina anunció que «formalizará denuncias contra el órgano que negó la prestación de un servicio público en su obligación de prevenir un presunto delito de maltrato animal, informará de las irregularidades detectadas a la Consejería de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente en cuanto a la situación administrativa de los perros, y reclamará las cantidades del servicio de bomberos a quién haya lugar. Es responsabilidad de la administración atender a los animales y repercutir el gasto, si fuera oportuno, contra el titular de los mismos en caso de que éste se desentienda».

En Calahorra no hubo problemas... pero sí en San Adrián donde los miembros calagurritanos de la Red de Ayuda Animal se volcaron para salvar a medio centenar de animales gracias a la colaboración de diferentes asociaciones.