«Vivíamos en un paraíso que ha sido arrasado»

Un bombero lucha contra el fuego cerca de Malibú/L.R.
Un bombero lucha contra el fuego cerca de Malibú / L.R.

Chelo Álvarez-Stehle, cineasta riojana residente en Malibú, relata su horror ante el avance del fuego, que le ha sorprendido afortunadamente en España

LA RIOJA LOGROÑO.

Chelo Álvarez-Stehle, cineasta riojana residente en California, observa con preocupación y dolor la catástrofe que arrasa estos días el paraíso donde vivía. Aunque «gracias a Dios», el parovoso incendio le ha sorprendido en Barcelona, donde desde «hace unas semanas» se encuentra residiendo mientras prepara «un nuevo proyecto documental», sus palabras reflejan con precisión la «terrible» devastación que ha originado a su paso por Malibú el 'Wolsey Fire', que ha seguido desde la capital catalana «en continuo contacto con decenas de muy queridos amigos y vecinos muy queridos, con sus casas devoradas por el fuego». «Las tres calles donde vivimos en los últimos 24 años, en Malibú y Malibu Lake, en las montañas de Santa Monica, están destrozadas», añade.

Su relato, aunque a distancia, ayuda a situar con precisión la dimensión de la catastrófe: «Muchos colegios de la zona están destrozados y miles de personas han sido evacuadas, sin noticias del estado de sus hogares desde el viernes y aún tienen que esperar dos o tres días porque están cortadas los accesos». «Nosotros», agrega, en alusión a su familia, «nos hemos librado milagrosamente de la quema». No sólo de eso: también se consideran supervivientes del reciente tiroteo en un local de la zona, el Borderline Bar de Thousand Oaks, donde su hija había ido varias veces con sus amigos». Allí, la semana pasada, un antiguo marine llamado Ian David Long mató a tiros a 12 personas que celebraban una fiesta universitaria.

Chelo Álvarez-Stehle

«Estamos muy afectados por la devastación», prosigue Chelo Álvarez-Stehle, «de lo que ha sido nuestro barrio, el colegio de nuestra hija, nuestros parques, nuestros paisajes. Incluso los que se ven en el documental Arenas de Silencio», una premiada cinta que ha cosechado un reconocimiento mundial, «que gesté y filmé en las playas de Malibu y los paisajes Malibu Lake», recuerda. Su narración se detiene también a través del correo electrónico, en repasar el catastrófico estado que presentan «las casas de nuestros amigos, que están arrasadas, amigos que han vivido una verdadera pesadilla».

«He hablado con una amiga vecina», explica, «cuya casa se ha salvado pero están todos en alerta de nuevo porque se prevé otra ola de grandes vientos desérticos, que pueden reavivar el gran incendio que en estos momentos está solo contenido al 10%». «Las montañas de Santa Mónica ardieron libremente llegando hasta Malibú antes de recibir el despliegue de bomberos que necesitaban», señala. Y subraya: «Es una verdadera catástrofe». Sus palabras resumen el mismo estado de espanto que a buen seguro será común a sus vecino, con el añadido de que Chelo vive lo ocurrido desde España: «Es muy doloroso sentirte impotente en la distancia y siento casi la culpa del superviviente, aunque tal vez a nosotros acabe afectándonos también ya que dejamos los enseres en un almacén dentro de la zona de riesgo». «Vivíamos en un paraíso y ese paraíso ha sido arrasado por la naturaleza», se duele.

«Lo peor ha sido el 'arrasador' tweet del impresentable Sr. Trump (no se merece ser llamado presidente) que ignorantemente rechaza la idea de que el calentamiento global esté siendo provocado por el hombre, y amenazando con retirar los fondos al servicio forestal de California por no haber controlado a tiempo los incendios... Cuando en realidad quiere arremeter contra California porque es el estado que frena su locura extremista».

Una visión que admite un enfoque desde el punto de vista no sólo social, sino también político: «Con todo esto, muchos en California que incluso han perdido o están a punto de perder sus hogares, están reflexionando sobre los miles de personas de la Caravana de Migrantes que han tenido que huir de sus hogares por la violencia y pobreza generada por la política hegemónica y la avaricia que el Gobierno y corporaciones de Estados Unidos han implementado en América Central durante décadas».

 

Fotos

Vídeos