Una visita acompañada por un aluvión de protestas

Manifestantes exhiben el globo 'bebé Trump' en Londres. :: reuters/
Manifestantes exhiben el globo 'bebé Trump' en Londres. :: reuters

L. GÓMEZ LONDRES.

Solo el intenso chaparrón de una tormenta de verano logró dispersar las protestas en Londres contra el presidente Donald Trump. Columnas humanas cubrieron ayer calles y avenidas comerciales del centro de la capital británica hasta desembocar en la plaza de Trafalgar y la cercana explanada del parlamento de Westminster. A media tarde, y con la marcha aun desfilando desde su punto de partida ante la sede de la BBC, al norte de Oxford Street, la policía alertada que Trafalgar estaba al completo.

Los organizadores hablan de unas 100.000 personas en las dos grandes manifestaciones de la jornada: la Marcha de las Mujeres y Juntos contra Trump. El diputado laborista, David Lammy, sugirió en Twitter que «250.000 salieron a decir a Donald Trump que no es bienvenido aquí». Es probable que no exagere. También hubo protestas ayer y el día anterior en Manchester, Belfast y Glasgow, entre otras. Hoy se esperan movilizaciones en Escocia, incluido el complejo de golf de Turnberry, donde los Trump completarán la etapa privada de su viaje antes de partir a Helsinki el domingo, en preparación su encuentro con Vladimir Putin. Se intentará volar allí el globo bautizado ´bebé Trump´ que ondeó ayer en Londres. Fue el reclamo visual más popular de la jornada, a juzgar por el interés de los manifestantes.

«Necesitamos protestar. Es un hombre de negocios que no debería gobernar. Es racista, misógino... un pendejo, realmente», critica Emma Kind. Irlandesa, de 28 años, acompañó con su cajón peruano a un coro que subió al estrado de Westminster. Música, teatro callejero, ruido y esporádicas explosiones de rabia contribuyeron a un ambiente de buen humor y solidaridad en las manifestaciones de Londres.

«Estamos afirmando nuestro derecho a la libertad de expresión y a manifestarnos en favor de un mundo mejor. Todos perdemos cuando nos dividimos por racismo, misoginia y odio. Cuando nos unimos en esperanza, con objetivos comunes, todos ganamos», afirmó en la plaza de Trafalgar el líder laborista Jeremy Corbym, junto otros políticos.

«Solo dos asuntos me han empujado a protestar en la calle: Trump y el 'brexit'. Trump representa el más hostil movimiento internacional hacia el aislamiento, separatismo, racismo, fascismo, y la gente decente debería manifestar su inquietud», señaló Joe Treasure, escritor y bloguero, según ha impreso en una tarjeta de identidad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos