El terrorista huido de Estrasburgo gritó 'Alá es grande' en el ataque al mercado de Navidad

Imagen del fugado. / ATLAS ESPAÑA

El atentado, perpetrado a tiros y puñaladas, ha causado tres muertos, uno de ellos en estado de muerte cerebral, y una docena de heridos

FERNANDO ITURRIBARRIACorresponsal en París (Francia)

Unos 720 agentes de las fuerzas de seguridad francesas han lanzado una intensa caza al hombre por Estrasburgo y sus alrededores a la busca del autor del atentado contra el mercado de Navidad que el martes por la noche causó tres muertos –uno de ellos en estado de muerte cerebral- y una docena de heridos, incluidos tres en situación crítica. Entre estos últimos hospitalizados figura el periodista radiofónico italiano Antonio Megalizzi, de 29 años, que se encuentra en coma sin que pueda ser operado para extraerle una bala alojada junto a la columna vertebral en la base del cráneo.

El agresor, un delincuente habitual de 29 años radicalizado en el islamismo durante sus repetidas encarcelaciones, gritó 'Alá es grande' cuando atacó con una arma de fuego y un cuchillo al numeroso público congregado en el mercadillo navideño, que se celebra cada año bajo estrictas medidas de seguridad para acoger a cerca de dos millones de visitantes de todo el mundo. La policía alemana impermeabilizó el cercano puente fronterizo sobre el río Rin ante la eventualidad de que el fugitivo hubiera penetrado en territorio germano.

El individuo entró poco antes de las ocho de la tarde del martes en el perímetro del mercado por el puente del Corbeau, una de las vías de acceso al centro histórico de Estrasburgo, donde abrió fuego y asestó puñaladas en varios momentos a lo largo de su itinerario criminal por las calles peatonales del casco urbano. El agresor fue herido de bala en un brazo por militares de la operación Centinela, el dispositivo especial de vigilancia antiterrorista, que repelieron sus disparos. Uno de los cuatro componentes de la patrulla resultó herido leve en una mano en el tiroteo entablado en una calle adyacente a la plaza Kebler.

LAS CLAVES

Ficha policial.
El presunto autor del tiroteo estaba fichado por la policía dentro de su archivo de sujetos radicalizados.
Zona muy concurrida.
El ataque se ha producido en el mercado navideño de Estrasburgo, una zona muy frecuentada y a apenas tres minutos de la catedral.

Tres ciudadanos se interpusieron en el camino del terrorista y trataron de detenerlo. Uno de ellos resultó herido con arma blanca en el forcejeo. «Eso es la ciudadanía, tratar de ser heroico en momentos excepcionales. Son esos héroes cotidianos los que contribuyen a la seguridad de todos», elogió el ministro del Interior, Christophe Castaner.

El sospechoso se dio a la fuga a bordo de un taxi a cuyo conductor le dijo que había disparado a soldados y matado a diez personas. Al llegar diez minutos después a su destino en el barrio estrasburgués de Neudorf se apeó del vehículo y se cruzó con una dotación de policías con los que intercambió disparos antes de proseguir la huida. Uno de los agentes llegó a enfocarle con su linterna y a otro le rozó una bala disparada por el terrorista.

Gracias al testimonio del taxista, los investigadores averiguaron que se trataba del delincuente que esa misma mañana había eludido una operación de la Gendarmería al no encontrarse en su domicilio cuando los agentes acudieron a detenerlo. Se le buscaba por tentativa de homicidio en un robo a mano armada cometido en agosto pasado en Eckbolsheim, cerca de Estrasburgo, al que la víctima se resistió y resultó gravemente herida. En el registro domiciliario, practicado con participación de los servicios de información, fueron confiscados un rifle cargado, una granada defensiva y cuatro cuchillos, dos de ellos de caza.

El fiscal Remy Heitz informó de que cuatro allegados del fugitivo fueron detenidos la noche del martes y son interrogados en comisaría para esclarecer su presunta implicación en los hechos. Se trata de sus padres y de sus dos hermanos, algunos de los cuales también son conocidos por su radicalización.

El fiscal explicó que testigos consultados por los investigadores han confirmado que el agresor gritó «Alá es grande» y reveló que «justificó los hechos» en la conversación que mantuvo con el taxista. «El terrorismo ha golpeado una vez más a nuestro país en Estrasburgo», valoró el responsable de la investigación abierta por asesinatos, tentativas de asesinato y asociación de malhechores terrorista criminal.

Imagen de archivo del mercado navideño de Estrasburgo.
Imagen de archivo del mercado navideño de Estrasburgo. / AFP

Nacido en Estrasburgo el 24 de febrero de 1989, Chérif Chekatt es un delincuente varias veces reincidente desde los diez años de edad que arrastra 67 antecedentes judiciales y ya ha purgado numerosas penas por robos y agresiones en cárceles de Francia y Alemania. En su historial penal constan 27 condenas por delitos comunes cometidos casi todos en Francia, aunque también en Alemania y Suiza.

Además, es objeto de una ficha de categoría 'S' por radicalización islamista durante su estancia en prisión entre 2013 y 2015 ya que llamó la atención por su comportamiento violento, su extremismo en la práctica religiosa y su proselitismo hacia otros reclusos. Por esa razón era seguido desde hace años de forma activa por los servicios de información antiterroristas. Pero las autoridades desmintieron que hubiera tratado de viajar a Siria para combatir en las filas del autoproclamado Estado Islámico.

Según la prensa tailandesa, un turista de esa nacionalidad es uno de los tres fallecidos en el atentado. Anupong Suebsamarn, de 45 años, murió de un disparo a la cabeza mientras paseaba junto a su esposa por el mercado navideño de Estrasburgo, dijo el portavoz de una asociación de tailandeses en Francia al diario de 'The Nation'. El matrimonio había llegado la víspera a la capital alsaciana.

El Gobierno francés elevó el plan de vigilancia antiterrorista Vigipirate a su nivel más alto, denominado «urgencia atentado», que permite la movilización excepcional de medios policiales y militares. Francia había sido escenario desde 2015 de trece ataques yihadistas saldados con 246 muertos a los que ahora se suman las víctimas mortales de Estrasburgo. Las autoridades aseguran haber desbaratado más de medio centenar de ataques desde la insurrección en Siria en 2013, algunos de los cuales tenía como objetivo el mercado navideño de la capital alsaciana que este miércoles permaneció cerrado al público por segundo día consecutivo.

Más información