Londres rechaza jugar al «ajedrez diplomático» tras el arresto de un exmilitar en Rusia

Londres rechaza jugar al «ajedrez diplomático» tras el arresto de un exmilitar en Rusia
AFP

Moscú acusa al exoficial de la Marina y director de una empresa de seguridad de ser agente de la inteligencia

COLPISA/AFPLondres

El ministro de Relaciones Exteriores británico, Jeremy Hunt, advirtió este viernes a Rusia contra un «juego de ajedrez diplomático» tras la acusación por «espionaje» de Paul Whelan, un exoficial de la Marina de nacionalidad estadounidense, británica e irlandesa. «No aceptamos que personas sean utilizadas en un juego de ajedrez diplomático», declaró Hunt a la BBC. «Estamos muy preocupados por él y su familia», agregó.

Según el ministro, Reino Unido aún no ha obtenido el permiso para ofrecer asistencia consular para Whelan, a lo que Moscú responde que «estamos trabajando en ello», tal como precisó la portavoz de la diplomacia rusa, Maria Zajarova, citada por la agencia de prensa oficial TASS.

El jueves, el abogado del exmarine, Vladimir Jerebenkov, informó de que la justicia rusa había acusado de «espionaje» a Whelan, de 48 años, detenido en Moscú la semana pasada. Whelan está detenido en la cárcel de Lefortovo, en Moscú, donde recibió el miércoles la visita del embajador estadounidense, Jon Huntsman, informó el departamento de Estado estadounidense. El abogado dijo que había apelado la decisión y pidió su libertad bajo fianza.

Los servicios de seguridad rusos (FSB) afirman haber detenido a Paul Whelan «mientras cometía un acto de espionaje», lo que él desmiente. Si es declarado culpable, el exmarine estadounidense podría ser condenado a veinte años de cárcel. El acusado, que nació en Canadá, es el director de seguridad de la empresa estadounidense de componentes para automóviles BorgWarner.

Las relaciones diplomáticas entre Reino Unido y Rusia se han visto deterioradas desde el envenenamiento de un exagente doble ruso y su hija en Inglaterra en marzo de 2018. Según Reino Unido, el ataque fue llevado a cabo por Rusia, que lo niega. El episodio resultó en una crisis diplomática y a la mayor ola de expulsiones cruzadas de diplomáticos rusos y occidentales de la historia.