Putin da marcha atrás y apoya las presidenciales en Ucrania

Vladímir Putin, durante su reunión con el presidente de turno de la OSCE. /
Vladímir Putin, durante su reunión con el presidente de turno de la OSCE.

El mandatario señala que las elecciones previstas para el 25 de mayo son "un paso en la buena dirección"

AGENCIASMOSCÚ

El presidente ruso, Vladímir Putin, ha pedido el aplazamiento del referéndum separatista convocado por los prorrusos del este de Ucrania para el 11 de mayo, al tiempo que ha apoyado las elecciones presidenciales ucranianas del 25 de mayo. "Pedimos a los representantes del sureste de Ucrania, a los partidarios de la federalización del país, que aplacen el referéndum previsto para el 11 de mayo próximo", ha dicho Putin.

El mandatario, que ha hecho estas afirmaciones tras reunirse con el jefe de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), Didier Burkhalter, ha explicado que insta a los prorrusos a dar ese paso "para crear las condiciones necesarias para el diálogo" con Kiev.

Las organizaciones prorrusas que proclamaron la creación de sendas "repúblicas populares" en las regiones orientales de Donetsk y Lugansk han convocado un referéndum sobre la independencia de sus territorios para crear un nuevo Estado que se llamaría "Novorossia" (Nueva Rusia).

Por otra parte, Putin ha manifestado por vez primera el visto bueno de Rusia a las elecciones presidenciales en Ucrania al asegurar que son "un paso en la buena dirección". "Pero éstas no deciden nada si todos los ciudadanos de Ucrania no entienden cómo se garantizarán sus derechos después de la celebración de las elecciones", ha subrayado, en clara alusión a la minoría prorrusa.

Por otra parte, ha conminado a Kiev a suspender la ofensiva militar contra los bastiones prorrusos de la región de Donetsk, aduciendo que esa operación únicamente agudizará las divisiones en la sociedad ucraniana. "Rusia se dirige a las autoridades de Kiev con la exigencia de que cesen de inmediato todas las operaciones de castigo en el sureste del país", ha resaltado. Y ha asegurado que Rusia ha retirado sus tropas de la frontera con Ucrania para trasladarlas a sus bases y polígonos de entrenamiento regular.

Auge del "fascismo"

Previamente, el ministro ruso de Exteriores, Serguéi Lavrov, había acusado a Europa de ignorar el auge del "fascismo" en Ucrania, y pidió una investigación exhaustiva de la muerte de decenas de prorrusos en Odessa la semana pasada. "Desde hace años Europa hace como si no viera la forma en que el fascismo ha estado ganando nuevos apoyos y sus promotores reclutando a seguidores", señaló. "Lo que ocurrió en Odesa el 2 de mayo es fascismo puro", aseveró.

Lavrov indicó que no permitirá que se silencie la investigación de la muerte de 46 personas en el incendio el pasado viernes en la Casa de los Sindicatos en la ciudad ucraniana de Odessa, que se produjo tras violentos enfrentamientos entre prorrusos y ultranacionalistas. "No permitiremos que se oculte a la sociedad la investigación", manifestó en una ceremonia en recuerdo de diplomáticos rusos muertos en la Segunda Guerra Mundial.

Carpetazo a la investigación

Lavrov también dijo que no "se sorprendería" si las autoridades ucranianas dieran carpetazo a la investigación de aquella tragedia. Citó como ejemplo el "caso de francotiradores", que disparaban a los manifestantes opositores y a los policías, durante los días de febrero en que se desató la mayor violencia en Kiev contra el régimen del ahora depuesto presidente Víktor Yanukóvich. Además, varios políticos ucranianos denunciaron que las víctimas de la Casa de los Sindicatos murieron intoxicados por un gas, mientras el candidato presidencial Piotr Poroschenko calificó de atentado terrorista lo sucedido en Odessa.

noticias relacionadas

Ucrania declaró el pasado fin de semana luto nacional por la tragedia de Odessa, en la que la mayoría de los muertos fueron prorrusos que habían tomado el edificio huyendo de la policía, después de enfrentamientos entre distintos grupos de manifestantes. Los prorrusos acusan al bando contrario, los partidarios del Gobierno de Kiev, de incendiar el edificio al lanzar cócteles molotov y otros artefactos explosivos caseros. La Policía asegura que los primeros también lanzaron objetos y dispararon desde la Casa de los Sindicatos contra la multitud.

Grupos prorrusos radicales han publicado en las redes sociales las direcciones de algunos activistas proucranianos y han prometido vengarse por la muerte de sus partidarios.

La UE y Japón mandan un firme mensaje a Rusia

Mientras tanto, la Unión Europea (UE) y Japón han abogado por mantener la firmeza ante Rusia por su papel en la crisis ucraniana, pero han destacado la importancia de dejar "la puerta abierta" al diálogo y lograr una solución política.

"Hay que respetar la integridad del territorio de Ucrania", ha enfatizado el primer ministro japonés, Shinzo Abe, en una rueda de prensa al término de la cumbre UE-Japón celebrada en Bruselas, al tiempo que ha declarado que "hace falta que la puerta siga abierta" para tener la oportunidad de negociar.

El presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, ha asegurado que la UE continuará sus esfuerzos en favor del diálogo y la negociación, a la vez que ha pedido a Rusia que "evite más pasos que desestabilicen" más Ucrania y ha confirmado que la Unión "está dispuesta a adoptar más sanciones si es necesario". "Nuevos pasos que desestabilicen Ucrania requerirán sanciones adicionales, y estamos preparados para tomar decisiones si es preciso", ha dicho Van Rompuy, que ha instado a Moscú a comprometerse en una "resolución política de la crisis".

Van Rompuy también ha afirmado que los Veintiocho seguirán "coordinando nuestras posiciones incluyendo sanciones" con Japón y el G-7 (siete países más industrializados del mundo), con el que volverá a reunirse los días 4 y 5 de junio con ocasión la cumbre que celebrará el grupo en Bruselas.