Ucrania prohíbe la entrada de rusos de entre 16 y 60 años

Un guardia de fronteras ucraniano para un coche ruso. :: reuters/
Un guardia de fronteras ucraniano para un coche ruso. :: reuters

El Gobierno teme que 'voluntarios' o militares del país vecino se organicen contra Kiev tras los incidentes en el estrecho de Kerch

RAFAEL M. MAÑUECO MOSCÚ.

La espiral de confrontación bélica entre Rusia y Ucrania, tras el apresamiento el domingo de tres navíos de la Marina ucraniana y sus 24 tripulantes por guardacostas rusos en el estrecho de Kerch, creció un paso más con la decisión de las autoridades de Kiev de prohibir la entrada en el país a todos los varones de nacionalidad rusa entre 16 y 60 años. La medida busca evitar que, como sucedió en los casos de Crimea y las regiones separatistas de Donetsk y Lugansk, 'voluntarios' rusos o directamente militares encubiertos acudan para formar milicias armadas que se unan a fuerzas separatistas o antigubernamentales dentro de Ucrania.

«Se ha reforzado la seguridad en los puestos de control y hemos restringido la entrada de extranjeros, en primer lugar hombres rusos con edades comprendidas entre los 16 y los 60 años», anunció el jefe del Servicio Estatal de Fronteras de Ucrania, Petro Tsiguíkal, durante una reunión en presencia del presidente ucraniano, Petro Poroshenko. Señaló que, en casos extraordinarios, se concederán permisos por «razones humanitarias». Poroshenko, por su parte, exigió unos controles más severos de registro en los órganos policiales de los rusos que ya viven en Ucrania, especialmente en las diez provincias en donde está vigente durante un mes la ley marcial. Tsiguíkal no aclaró cuánto durará la prohibición de entrada en el país de varones rusos pero los expertos aseguran que tal medida sólo puede aplicarse en situaciones de emergencia y, por tanto, desaparecerá cuando expire la ley marcial.

Moscú no responderá con la misma prohibición. La portavoz de Exteriores, María Zajárova, opinó que hacerlo «sería una locura» y apuntó que «Poroshenko trata de mantenerse en el poder y para ello está dispuesto a arrastrar a su país a una aventura que amenaza con tener consecuencias catastróficas».

Hungría va con Kiev

En un comunicado conjunto, los ministros de Exteriores de los países del G-7 (Alemania, Canadá, EE UU, Francia, Italia, Japón y Reino Unido) y la Unión Europea declararon que «no hay justificación» para las acciones de Rusia en el estrecho de Kerch contra Ucrania. Estos países señalan que «no reconocemos ni lo haremos nunca la anexión ilegal de Crimea por parte de Rusia y reafirmamos nuestro inquebrantable apoyo a la soberanía e integridad territorial de Ucrania». Kiev recibió también el inesperado apoyo de Hungría, uno de los pocos aliados que le quedan al presidente ruso, Vladímir Putin, en la UE.

El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, por su parte dijo en Buenos Aires que con toda seguridad la sanciones de la UE contra Rusia serán prorrogadas el mes que viene. Putin, que ha visto cómo su homólogo estadounidense, Donald Trump, cancelaba en el último momento la reunión que había concertado con él en la cumbre del G-20 en Argentina, dijo que «la competencia indigna está reemplazando al diálogo ético basado en la igualdad».

 

Fotos

Vídeos