Tiananmen resiste en Hong Kong

La vigilia en el Parque Victoria de Hong Kong que recordó a las víctimas de la represión china en la Plaza Tiananmen. :: anthony wallace / afp/
La vigilia en el Parque Victoria de Hong Kong que recordó a las víctimas de la represión china en la Plaza Tiananmen. :: anthony wallace / afp

Más de 100.000 personas recuerdan la masacre de Pekín mientras la excolonia encarcela a dos independentistas

ZIGOR ALDAMA SHANGHÁI.

Han pasado ya 29 años. Pero decenas de miles de personas continúan saliendo a la calle cada 4 de junio en Hong Kong para rememorar una masacre que, según el Gobierno chino, nunca tuvo lugar: la que se cobró la vida de miles de estudiantes prodemocracia en los aledaños de la Plaza de Tiananmen, en Pekín. Ayer, según los organizadores, 115.000 abarrotaron de nuevo el céntrico Parque Victoria de la excolonia británica, la única ciudad china -junto con Macao- en la que este tipo de protesta está permitido.

Pertrechada con velas, la gente se mantuvo en silencio gran parte del tiempo, pero también hubo espacio para las reivindicaciones a voz en grito. «La democracia, esta humilde y fundamental demanda, reverberó en Pekín hace 29 años. Y volvió a hacerlo en Hong Kong hace cuatro años bajo paraguas amarillos. Ahora es crucial que China acabe con su régimen de partido único», manifestó Chow Hang-tung, vicepresidenta de la Alianza para la Defensa de Movimientos Patrióticos Democráticos de China, durante la lectura del discurso anual que precede a la vigilia.

La de ayer, además, fue una protesta que no solo sirvió para recordar lo acontecido hace tres décadas. Porque fue también el día en el que un tribunal de Hong Kong decidió condenar a un mes de prisión a dos de los activistas más prominentes de esta Región Administrativa Especial: Yau Wai-ching, de 26 años, y Leung Chung-hang, de 31, tendrán que ir a la cárcel por haber entrado sin permiso en el Parlamento de la ciudad hace dos años.

Los dos miembros del partido Youngspiration habían sido elegidos como diputados del legislativo autonómico, pero leyeron incorrectamente, a posta, el texto obligatorio de jura del cargo y fueron descalificados. Trataron de lograr que se les readmitiera, pero fueron expulsados y, ahora, sentenciados por el caos que provocaron en la Cámara. El magistrado Wong Sze-lai justificó ayer el castigo asegurando que habían cometido «actos violentos» y que «no muestran arrepentimiento». Para muchos activistas políticos, el dictamen no es más que otra muestra de la progresiva falta de libertades de Hong Kong y del aumento de la injerencia del Gobierno central en la excolonia.

«Nos siguen por la calle»

Hace un año, tanto Yau como Leung afirmaron a este periódico que estaban convencidos de que podían acabar entre rejas. «A veces nos sigue gente por la calle y no sabemos quiénes son. La Policía nos arresta por cualquier razón y nuestros teléfonos están pinchados», contó Yau. «Si Pekín nos permitiese elegir a nuestros representantes para que defiendan nuestros intereses en el Gobierno central, y nos garantizase la no interferencia en nuestros asuntos internos, aceptaría pertenecer a China», explicó Leung.

En este clima de continua represión, otros también aprovecharon ayer la ocasión para llevar la exigencia de democracia en el gigante asiático a todo el mundo. El artista disidente Badiucao, residente en Australia, utilizó las redes sociales para organizar una 'performance' global en la que ciudadanos corrientes se fotografían en cualquier lugar recordando la figura del misterioso hombre que se plantó con las bolsas de la compra frente a una columna de tanques en Tiananmen. Aunque tardará un tiempo en recopilar todas las aportaciones de los cinco continentes, ayer en la cuenta de Twitter TankMen ya mostró algunos ejemplos, entre los que tampoco faltaron algunos de españoles.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos