La ONU teme la huída masiva de civiles de Idlib

Naciones Unidas se prepara para una emergencia humanitaria por el inicio de la ofensiva en el último bastión yihadista de Siria

MIKEL AYESTARAN JERUSALÉN.

Finalizada la operación en el sur del país, el nuevo objetivo del Ejército sirio y sus fuerzas aliadas es Idlib, en plena frontera con Turquía. En una entrevista reciente el presidente, Bashar el-Asad, calificó esta provincia norteña de «objetivo» y desde Naciones Unidas alertaron de que esta operación militar podría provocar el desplazamiento de más de 700.000 personas. En los últimos años de guerra Idlib se ha convertido en el gran bastión opositor y en el punto de acogida al que han ido llegando combatientes de distintas facciones y sus familias cada vez que se producía un acuerdo con el Gobierno. El organismo internacional cifra en 2,5 millones la población actual, el doble de la que residía antes del inicio de la guerra en 2011.

El boletín mensual que editan diferentes agencias especializadas en salud bajo la coordinación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) recogió que «los trabajadores humanitarios se están preparando para la batalla» y alertó de que «aumentarán las necesidades de la población más vulnerable y de los lugares de acogida, sobre todo de los servicios de urgencias». En la reciente ofensiva en Deraa y Qneitra, en las fronteras de Jordania e Israel, hubo más de 184.000 desplazados, según la ONU, y de ellos al menos 10.000 fueron evacuados a Idlib tras los acuerdos alcanzados entre el Ejército y los grupos armados presentes en la zona. El norte de la provincia de Alepo es otra de las zonas a las que han ido llegando opositores armados y sus familias, pero en menor número.

Unidades de élite

La guerra en Siria ha provocado millones de refugiados y desplazados. Desde la entrada de lleno de Rusia en el conflicto, en septiembre de 2015, el Gobierno ha ido recuperando poco a poco todo el terreno perdido y la victoria en Idlib supondría un paso clave para que las autoridades de Damasco erradiquen la presencia de grupos yihadistas y vuelvan a conectar la capital con Alepo por la autopista principal, cortada desde hace años a su paso por esta provincia.

La principal fuerza armada en Idlib es Hayat Tahrir al-Sham (HTS), heredero del Frente Al-Nusra, el brazo sirio de Al-Qaida. Ante la inminencia de la ofensiva militar, varios grupos yihadistas anunciaron la formación del Frente Nacional de Liberación, que incluye a Ahrar Al-Sham, Nuredin Al-Zinki o al Ejército del Islam. Esta fuerte presencia yihadista hizo que el Ejército calificara Idlib como «la madre de todas las batallas», término que en 2015 ya usaron para referirse a los combates en Alepo.

Medios oficiales informaron de que las unidades de élite lideradas por el general Suheil al-Hassan, conocido como 'El Tigre', ya se dirigen al norte del país. Este alto mando ha sido el encargado de liderar las ofensivas más importantes del Ejército en los últimos tres años, como las de Alepo, Palmira, Deir Ezzor o Deraa.

 

Fotos

Vídeos