Siria abre las puertas a la OPAQ para investigar el ataque en Alepo

MIKEL AYESTARAN CORRESPONSAL JERUSALÉN.

La Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) respondió a la petición de Siria y Rusia e investigará el ataque químico que, según los gobiernos de Damasco y Moscú, se produjo el sábado en Alepo. Más de cien personas tuvieron que ser atendidas en hospitales de la segunda ciudad del país por problemas respiratorios y Basam al-Sabagh, representante permanente de Siria en la OPAQ, informó de que «creemos que el agente utilizado era cloro». La organización internacional solicitó a la ONU una evaluación de «las condiciones de seguridad sobre el terreno con vistas a un posible despliegue».

La última vez que la OPAQ envió un equipo a este país fue en abril, después de que la oposición denunciara un ataque con sustancias prohibidas en Duma, la ciudad más importante del cinturón rural de Damasco. No fue un trabajo sencillo y, tras varios días sin poder salir de su hotel en el centro de la capital, los expertos llegaron al lugar de los hechos diez días después del ataque.

En el informe que publicaron en julio señalaron que «no detectaron» restos de gas sarín en las muestras tomadas de las presuntas víctimas y los lugares bombardeados, pero observaron que «las personas afectadas pueden, en algunos casos, haber estado expuestas a algún tipo de sustancia no persistente e irritante». Esta denuncia de la oposición empujó a Donald Trump a lanzar 105 misiles contra posiciones sirias. El presidente estadounidense no esperó a conocer el resultado de la investigación para castigar al Gobierno de Damasco.

Hasta ahora la OPAQ se limitaba a informar del uso o no de sustancias prohibidas, pero en su próxima misión podrá además señalar al responsable de recurrir a su empleo, algo que hasta ahora no estaba dentro de su mandato. Naciones Unidas ya ha documentado 33 ataques con armas químicas desde el inicio de la guerra.

 

Fotos

Vídeos