Roma flaquea en su pulso con Bruselas por los Presupuestos

Salvini supervisó el derribo de una mansión de la mafia en Roma. :: efe/
Salvini supervisó el derribo de una mansión de la mafia en Roma. :: efe

Los mercados celebran que el Gobierno italiano se muestre dispuesto a reducir el déficit en las cuentas del año próximo

DARÍO MENOR CORRESPONSAL ROMA.

El Gobierno italiano comienza a dar señales de que está dispuesto a ceder en su pulso con la Unión Europea por su intención de saltarse las recomendaciones de Bruselas y alcanzar un déficit del 2,4% en las cuentas públicas del año que viene. «El tema no son los numeritos, sino los ciudadanos», comentó ayer Luigi di Maio, viceprimer ministro y líder del Movimiento 5 Estrellas (M5E), el partido que forma la coalición que sostiene al Ejecutivo junto a la Liga.

Lo «importante» para él es que los Presupuestos contengan las principales promesas electorales de su formación política: mejora de las condiciones de jubilación, renta mínima de ciudadanía e indemnización a los damnificados por los bancos. «Son medidas de las que no podemos prescindir. Si luego tiene que bajar un poco el déficit, para nosotros no es importante. El tema no es el choque con la UE por el 2,4%, sino que no se reduzca ni en una sola persona el grupo de beneficiarios de esas medidas».

También del otro 'hombre fuerte' de la alianza de Gobierno, Matteo Salvini, líder de la Liga, llegaron declaraciones en la misma línea. En una entrevista con la agencia Adnkronos reconoció que el nivel de déficit no es un dogma de fe para el Ejecutivo. «Nadie está agarrado a eso. Si hay unos Presupuestos que hacen crecer el país, (el déficit) puede ser del 2,2%, del 2,6%... No es un problema de decimales, sino de seriedad y concreción», dijo Salvini.

Las palabras de Draghi

Los inversores apuestan por un entendimiento entre Bruselas y Roma que acabe evitando el procedimiento de infracción al que Italia está abocada si no hay marcha atrás. Eso es lo que al menos reflejaron ayer los mercados. La prima de riesgo bajó un 5,7% y quedó en 290 puntos. La Bolsa de Milán, por su parte, vivió una sesión de ganancias al subir su índice diferencial un 2,77%, convirtiéndose así en el mejor parqué europeo de la jornada.

Probablemente tuvieron un peso en las expectativas de que se alcance un acuerdo las palabras del presidente del Banco Central Europeo, el italiano Mario Draghi, quien dijo estar «confiado». En su intervención en el Parlamento Europeo, Draghi no se detuvo en el pulso por el déficit del año que viene, sino en la deuda pública, el gran problema de Italia porque supera el 130% de su PIB. «He dicho muchas veces que los países con una alta deuda deben rebajarla, porque al reducirla se refuerzan», comentó.

 

Fotos

Vídeos