El rockero nacionalista que cautiva a los descontentos

El candidato ultraderechista, Jimmie Akesson. :: afp/
El candidato ultraderechista, Jimmie Akesson. :: afp

I. UGALDE

Con solo 39 años, Jimmie Akesson ha conseguido lo que nadie pensaba cuando lo eligieron presidente de Demócratas de Suecia (SD) en 2005: llevar a la extrema derecha sueca a la cima política. Hijo de un pequeño empresario y de una enfermera, desde pequeño demostró un profundo sentimiento nacionalista, que le llevó a unirse a las filas conservadoras cuando estudiaba secundaria. Sin embargo, Akesson se marchó decepcionado por el apoyo de los Moderados al ingreso del país nórdico a la Unión Europea en 1995. Fue así como empezó su andadura en la formación ultra, donde ayudó a crear las juventudes del partido, a las que lideró.

Apasionado del heavy metal vikingo, este exdiseñador web -que tomó cursos de Filosofía, Economía, Políticas y Derecho en la Universidad de Lund- fue concejal en su localidad natal de Sölvesborg con solo 19 años. Su gran éxito al frente del SD, al que aupó al Parlamento en 2010, ha sido desterrar el pasado nazi de la formación y atraer a los descontentos con un discurso xenófobo y antieuropeo alineado con el de Matteo Salvini en Italia, Viktor Orban en Hungría y Marine Le Pen en Francia. Con fuerzas renovadas tras estar seis meses de baja por estrés al concluir la pasada campaña electoral, se ha recorrido el país en busca de votos junto a su pareja, Louise Erixon, y su hijo Nils, de 5 años.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos