Riad envió a especialistas a 'limpiar' de pruebas el Consulado en Estambul

A. G.

ankara. Arabia Saudí prometió ayer en la ONU que la investigación sobre el asesinato del periodista Jamal Khashoggi será «imparcial». En el marco de una sesión en la sede de Naciones Unidas en Ginebra, el jefe de la delegación, Bandar al-Aiban, presidente además de la Comisión de Derechos Humanos del organismo multinacional, apenas dedicó unos minutos al «fallecimiento del ciudadano Khashoggi».

Como ya hizo a finales de octubre el príncipe heredero Mohamed bin Salmán, Al-Aiban anunció que «todas las personas implicadas en este crimen serán encausadas». Un compromiso que choca con el envío a Turquía de un grupo que supuestamente debía colaborar con la Fiscalía local en la investigación del asesinato ocurrido el 2 de octubre en el Consulado saudí en Estambul pero que se dedicó a «limpiar» de pruebas el escenario del crimen.

Dos hombres, un químico y un especialista en toxicología, llegaron a la ciudad turca el 11 de octubre, nueve días después del asesinato.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos