Retan a May a debatir en TV el acuerdo del 'brexit'

La 'premier' británica anuncia para el día 11 la decisiva votación en la Cámara de los Comunes, para la que le resultará difícil conseguir apoyos

R. C.

londres. Los partidos de la oposición en Reino Unido desafían a la primera ministra, Theresa May, a compartir un debate televisivo sobre el acuerdo del 'brexit' alcanzado entre el Gobierno británico y la Unión Europea, después de que el Ejecutivo haya abierto la posibilidad de que se produzca un encuentro de este tipo. La 'premier' conservadora está inmersa en la difícil tarea de convencer a los parlamentarios de que respalden el texto y ha emprendido una campaña para recabar apoyos antes de la votación que tendrá lugar el día 11 en la Cámara de los Comunes, según confirmó May.

Uno de sus planes, avanzó la prensa del país, sería debatir sobre el pacto en un cara a cara con Jeremy Corbyn, el líder del Partido Laborista. Una fuente de Downing Street, la residencia oficial de la jefa del Gobierno, rechazó confirmar si ya se ha decidido organizar este encuentro, al que Corbyn se ha mostrado «encantado» de asistir. Y no es el único.

La ministra principal de Escocia, Nicola Sturgeon, defensora de la permanencia en la UE, fue la primera en expresar su deseo de unirse a la posible cita. «No puedo hablar por Jeremy Corbyn, pero me gustaría participar en un debate sobre el acuerdo con los líderes (de la oposición) al completo. Así que, ¿qué dice, Theresa May?», escribió la dirigente escocesa en Twitter.

El líder de los liberal demócratas, Vince Cable, también firme opositor al 'brexit', pidió que se considere su presencia al argumentar que ni conservadores ni laboristas están dispuestos a apoyar un segundo referéndum sobre la salida del bloque común, como defiende la campaña 'People's Vote', y que su formación avala. Al llamamiento se sumaron también Los Verdes y el Plaid Cymru de Gales.

«Más incertidumbre»

Theresa May, a quien en 2017 la oposición criticó por negarse a aparecer en los debates televisivos que tuvieron lugar durante las elecciones de junio, se ve ahora en la necesidad de convencer a la opinión pública de que respalde su acuerdo. En la comparecencia parlamentaria de ayer, la 'premier' reiteró el mensaje de que si la Cámara de los Comunes tumba el pacto, a tres meses de que se produzca la salida británica de la UE, se abriría un escenario en el que «nadie sabe qué pasaría». «Sería abrir la puerta a más división y más incertidumbre, con todos los riesgos que esto implicaría», alertó.

La aplicación del acuerdo tendrá un impacto negativo de 1.090 libras (1.235 euros) anuales en los bolsillos de los británicos, en comparación con la permanencia del país en la UE, según cálculos del Instituto Nacional de Investigaciones Económicas y Sociales.

Más

 

Fotos

Vídeos