Protestas multitudinarias en un circuito cercado por vallas

M. VALENTE BUENOS AIRES.

Una multitud convocada por movimientos sociales, partidos políticos y sindicatos marchó ayer por las calles de Buenos Aires en rechazo a los líderes de la cumbre del G-20. Lo hicieron por un circuito habilitado por el Ministerio de Seguridad, cercados por vallas y con un helicóptero que sobrevolaba la concentración.

Los manifestantes fueron hasta el Congreso Nacional donde activistas británicos instalaron un 'Baby Trump', un muñeco inflable de seis metros que tiene la cara del presidente de Estados Unidos, lleva pañales y exhibe un móvil en la mano.

La ministra de Seguridad, Patricia Bulrrich, dispuso un operativo policial de 2.500 efectivos para disuadir de cualquier incidente. Se trata de apenas el 10% de los uniformados que están custodiando esta cumbre. Los manifestantes rechazaron la presencia de los presidentes, sobre todo de Trump, pero también del príncipe heredero saudí, Mohamed bin Salmán, y de Theresa May, la primera ministra de Reino Unido.

 

Fotos

Vídeos