Una protesta recibe al presidente en Pittsburgh

Donald y Melania Trump, a su llegada anoche a Pittsburgh. :: reuters
/
Donald y Melania Trump, a su llegada anoche a Pittsburgh. :: reuters

E. C.

pittsburgh. Cientos de manifestantes protestaron anoche en la ciudad de Pittsburgh, en el Estado de Pensilvania, contra la visita del presidente, Donald Trump, a la sinagoga donde el fin de semana un ataque antisemita costó la vida a once personas. Los participantes en la protesta se congregaron en las cercanías del templo Árbol de la Vida, donde se produjo el tiroteo, con pancartas con leyendas como «Presidente Odio, ¡fuera de nuestro Estado!» y «Trump, renuncie al nacionalismo blanco ahora», en referencia a las críticas de que el mandatario no ha hecho lo suficiente para frenar los discursos de odio en EE UU.

Trump acudió a la sinagoga en compañía de su esposa, Melania, de su hija Ivanka -conversa al judaísmo- y del marido de ésta, Jared Kushner. El presidente había invitado a este viaje a los líderes republicanos y demócratas de la Cámara de Representantes y el Senado pero los cuatro declinaron acompañar al mandatario. Tampoco el alcalde Pittsburgh recibió a la comitiva presidencial. Un grupo de líderes judíos de la ciudad publicaron una carta en la que responsabilizaron a Trump de alentar los sentimientos nacionalistas que generaron el ataque y reprocharon su ofensiva contra «inmigrantes y refugiados».

El autor de la matanza, Rob Bowers, se enfrenta a la pena de muerte en un proceso que la Fiscalía enfoca como un delito de odio y no como un acto de terrorismo doméstico. «Nada hace indicar que alguien más estuviera colaborando con él, pero seguimos investigando», declaró el fiscal federal Scott Brady.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos