El príncipe William se pone a los mandos de un helicóptero de rescate en Londres

Después de mucho tiempo, volvemos a ver al Príncipe William de esta guisa, a los mandos de un helicóptero de rescate. Es un guiño al esfuerzo titánico que hace a diario esta organización de caridad salvando vidas. Concienciar es su compromiso con una causa que ya atrae incluso a los más pequeños. Sobrevuela el skyline de Londres, en medio de una gran expectación, hasta que aterriza en la azotea de este hospital. Todo coincidiendo con el 30 aniversario de un organismo benéfico muy admirado en la capital británica. Y aunque pueda parecer insólito, verdaderamente no es nada extraño, porque nos habíamos olvidado, sí, de que el también Duque de Cambridge había sido piloto. Pero aparcó esta faceta hace dos años para involucrarse plenamente en sus menesteres reales.