Un presupuesto para la Eurozona

J. C. BARRENA BERLÍN.

La canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, Emmanuel Macron, acordaron ayer también una ofensiva inversora de miles de millones de euros como base para la reforma de la UE. Para ello se creará un presupuesto de la Eurozona, indicó la mandataria germana, que, sin embargo, no habló de cifras. La lluvia inversora buscará potenciar la equiparación económica entre los socios.

Merkel y Macron subrayaron que con mayores inversiones se reducirán los desequilibrios en Europa y se restará fuerza a las formaciones euroescépticas. Los populistas tienen sus principales baluartes en las zonas más deprimidas. Ambos anunciaron haber alcanzado el consenso para una serie de amplias propuestas de reforma de la UE, que suponen un nuevo capítulo de iniciativas para los 28, pero también para la cooperación franco-germana.

Merkel admitió que las conversaciones sobre la reforma de la Eurozona han sido la parte más complicada de sus negociaciones con Macron. El presidente francés presionó para crear un presupuesto especial para la Eurozona, pero el Gobierno alemán no desea crear nuevas estructuras paralelas. En el diseño de la propuesta presupuestaria de Berlín y París habrá que trabajar con el resto de los países que comparten el euro como moneda única, señaló Macron. Merkel comentó que ese nuevo presupuesto será incluido en los planes de la UE a partir de 2021.

La canciller reafirmó su voluntad de ampliar el Mecanismo Europeo de Estabilidad hasta convertirlo en un Fondo Monetario Europeo y la garantía última del Mecanismo Único de Resolución de entidades de crédito y empresas de servicios al borde de la inviabilidad. El objetivo final es estabilizar la Eurozona y proteger mejor al euro frente a nuevas crisis financieras, señalaron Merkel y Macron, quienes se refirieron igualmente al establecimiento de una normativa bancaria común.

 

Fotos

Vídeos