Los padres de una joven fallecida heredan la cuenta de su hija en Facebook

Mark Zuckerberg. :: efe/
Mark Zuckerberg. :: efe

El Tribunal Supremo alemán les da la razón frente a la red social y consiguen acceder al contenido del perfil

JUAN CARLOS BARRENA BERLÍN.

Los contenidos digitales también se pueden heredar. A esa conclusión ha llegado el Tribunal Federal Supremo de Alemanía, que obliga a Facebook a liberar la cuenta bloqueada por la red social a una joven fallecida hace seis años para que sus padres, como herederos, puedan tener acceso a sus contenidos y el intercambio de mensajes con otros usuarios.

La sentencia, dictada ayer en última instancia, crea jurisprudencia y tendrá consecuencias para todas las redes sociales. «También las cartas y los diarios de un fallecido son entregados a los herederos», subrayó el presidente de la cámara, el juez Ulrich Herrmann. El tribunal recordó que el derecho de sucesión germano fue redactado en el siglo XIX y que entonces los legisladores no podían ni imaginar que en el futuro existiría la posibilidad de comunicarse de manera virtual.

Herrmann señaló que la joven había suscrito un contrato de uso con la red social fundada por Mark Zuckerberg al abrir su cuenta y que sus padres lo asumieron en el momento en que se convirtieron en sus herederos. El juez reconoció que a la hora de firmar un compromiso existe la posibilidad de establecer que este no sea heredado, pero eso no sucedió y precisó además que la letra pequeña de Facebook tampoco hace referencia a esa posibilidad. La sentencia dice que la regla de la red social por la que la cuenta de una persona es congelada y bloqueada a su muerte no tiene valor.

La sentencia responde a la demanda de unos padres cuya hija de 15 años falleció en 2012 atropellada por un convoy en una estación de metro de Berlín. Desde entonces se preguntan si fue un accidente o un suicidio y, en este último caso, si la joven sufría acoso o se lo había comunicado a alguna de las personas con las que intercambiaba mensajes que tenía intención de tomarse la vida.

Las claves

La fallecida había dado antes a su madre las claves de acceso a su cuenta en Facebook, pero tras la congelación de la cuenta por la red social a petición de uno de los amigos de la joven, no pudo tener acceso. El estudio del portal privado de la joven les permitirá además afrontar otro proceso. El conductor del convoy que atropelló a la joven ha denunciado a los padres como herederos para el pago de daños y perjuicios con el argumento de que la fallecida se suicidó causándole un daño psicológico. Si la cuenta no contiene indicios sobre la intención de quitarse la vida tendrán mejores posibilidades en ese juicio.

El Supremo anuló con su veredicto una sentencia anterior de un tribunal berlinés que había confirmado la congelación de la cuenta al asumir el argumento de Facebook de que con ello se defendía el derecho al secreto de las comunicaciones y protegía la intimidad de las personas que comunicaban con la joven fallecida, cuya identidad no ha sido facilitada. Los amigos de la muerta confiaban en que los mensajes intercambiados continuasen siendo confidenciales, aducía el poderoso consorcio estadounidense para defender su medida.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos