Los obispos chilenos piden perdón a las víctimas de los abusos en la Iglesia

Santiago Silva. :: Reuters/
Santiago Silva. :: Reuters

La Conferencia Episcopal cede a la presión popular y se compromete a entregar a la Fiscalía los resultados de sus investigaciones internas

MARCELA VALENTE

buenos aires. Tras cinco días de deliberaciones, la Conferencia Episcopal de Chile finalizó ayer en la localidad de Punta de Tralca -a cien kilómetros al oeste de Santiago- con un documento de conclusiones en el que los obispos pidieron perdón a las víctimas de abusos sexuales dentro de la Iglesia. Estas prácticas, que salen a la luz a raudales en las últimas semanas, mantienen escandalizada a la sociedad del país del cono sur sudamericano y han obligado a intervenir al Vaticano para exigir el cese del encubrimiento y la condena a esas «prácticas aberrantes».

En el texto leído por el presidente de la Conferencia Episcopal, Santiago Silva, los prelados reconocieron haber «fallado como pastores al no escuchar, creer, atender o acompañar a las víctimas de graves pecados e injusticias cometidas por sacerdotes y religiosos». «A veces no reaccionamos a tiempo ante los dolorosos abusos sexuales, de poder y de autoridad y por ello pedimos perdón a las víctimas», expresaron.

«Nuestras faltas y omisiones han causado dolor y perplejidad, han afectado la comunión eclesial y la dificultad de conversión y han minado la esperanza», subrayaron. Los obispos advirtieron también de que «mirado en una perspectiva de tiempo, algunos de nosotros pudimos ser más activos y atentos al dolor sufrido por las víctimas, por familiares y por la comunidad eclesial».

Informe del Vaticano

Las conclusiones llegaron tras un amplio debate y una ola de denuncias contra sacerdotes, obispos y religiosos por abusos sexuales, de poder y encubrimiento. Los testimonios llegaron al papa Francisco, quien se disculpó con algunas víctimas y ordenó una investigación. El informe de sus enviados especiales confirmó muchos casos conocidos de abuso y encubrimiento. Los obispos debieron presentar su renuncia en masa. De 34 prelados, el Papa ya ha aceptado la dimisión de cinco.

Para esta cumbre extraordinaria, convocada exclusivamente por el tema de los abusos, se esperaba alguna decisión en torno al arzobispo de Santiago Ricardo Ezzati, convocado a declarar como imputado por encubrimiento de abuso sexual de menores. No obstante, Ezzati participó también de la Conferencia.

Si bien admitieron que las medidas «no solucionan el dramático flagelo», los obispos se comprometieron a difundir las investigaciones en su poder, a entregar esos informes a la Fiscalía y a estudiar los plazos de prescripción de los delitos «para que el paso del tiempo no inhiba la posibilidad de sanciones».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos