Las mujeres saudíes se ponen al volante por primera vez

Una joven saudí saluda en el asiento del conductor ayer por primera al mando de un coche en su país. :: AHMED YOSRI/ efe/
Una joven saudí saluda en el asiento del conductor ayer por primera al mando de un coche en su país. :: AHMED YOSRI/ efe

Celebran la puesta en marcha de una medida histórica que les concede libertad para desplazarse en coche sin depender de un hombre

A. G. RIAD.

Las mujeres saudíes vieron ayer satisfecha su histórica demanda de conducir. Tras una larga lucha de casi treinta años, se pusieron por primera vez al volante en un clima festivo y reivindicativo. La nueva medida ayudará a desafiar las normas sociales y de género que entorpecen la movilidad, autonomía y la independencia del colectivo femenino, y les permitirá dejar de depender, como hasta ahora, de chóferes privados o familiares hombres.

Lamia al Husein, empleada en un banco, llegó ayer al trabajo en coche, conduciendo por las calles de Riad y llevando abordo a una colega de oficina. La joven ha sido una de las primeras en ponerse al mando de un vehículo en su país porque solo ha necesitado convalidar el carné que poseía, emitido en el extranjero, con el que ya había conducido en Estados Unidos y Europa en sus viajes a esos países. Al Husein, que posee un vehículo registrado a nombre de su hermano y tenía que recurrir a un conductor asalariado para moverse, prevé cambios inmediatos en su vida.

«Todo ha cambiado hoy. Voy a despedir al conductor, registraré el coche a mi nombre y lo voy a conducir a todos mis destinos», comentó. Asimismo, muchas mujeres ahora podrán salir de casa sin necesidad de un varón que las acompañe y sin tener que suplicar a sus maridos o tutores permiso para tomar un taxi, algo que era negado en muchas familias conservadoras hasta en casos de emergencia.

El anhelo por conducir ha llevado a que se formen largas listas de espera en las autoescuelas saudíes, a pesar de los precios elevados de las mismas. Algunas enseñan incluso a manejar motos Harley Davidson, algo impensable hace tan solo un año. Según la consultora PwC, se calcula que unos tres millones de mujeres podrían obtener el permiso y comenzar a manejar desde ahora y hasta 2020.

La prohibición, impuesta con base en razones morales y religiosas que siguen sometiendo a las mujeres bajo la tutela de un varón de su familia, ha sido una de las principales banderas de las defensoras de los derechos de las mujeres a lo largo de los últimos años. Desde mayo las autoridades saudíes han arrestado a al menos 17 activistas, entre ellas varias defensoras del derecho a conducir, en una campaña de detenciones criticada por el Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos. Riad ha acusado a los detenidos de conspirar contra la seguridad y estabilidad del país.

Debido a la gran expectativa, incontables mujeres saudíes celebraron ayer la nueva ley, aprobada por el rey Salman bin Abdelaziz el pasado noviembre, poniéndose al volante desde el instante en que la norma entró en vigor, a medianoche, en medio de los vítores de los peatones. Muchas de ellas documentaron la experiencia con vídeos que han inundado las redes sociales y en las que han transmitido su alegría y celebraciones.

La princesa Rem, la hija del multimillonario y príncipe Al-Walid bin Talal, publicó un vídeo conduciendo al lado de su padre y de sus hijas. En la grabación, Bin Talal afirmó que «Arabia Saudí entró hoy -por ayer- en el siglo XXI» y agradeció al rey los esfuerzos para aplicar la ley.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos