Moscú considera el ataque químico un montaje de Londres

Niños aterrorizados, aturdidos por el agente tóxico. Equipos de emergencia que intentan reanimarlos y recorren los refugios entre decenas de cadáveres, algunos con espuma en la boca. familias enteras que se escondían allí de los bombardeos. Más de 70 muertos, según fuentes médicas, en el ataque químico sobre Duma del que Occidente responsabiliza al régimen sirio. Pero Damasco y Moscú niegan la operación y para Rusia, se trata de un montaje fraguado por el Reino Unido. Sin embargo, desde el primer momento Donald Trump ha señalado al propio Putin y al Kremlin por su apoyo incondicional al presidente sirio, al que considera un animal. "Pagará un alto precio", aseguraba el pasado domingo en Twitter. No es la primera vez que Estados Unidos responde a un ataque de estas características en Siria. Hace un año bombardeó una base aérea en Homs después de la operación con gas sarín sobre Jan Seijún que la ONU atribuyó al régimen de Asad.