El misterioso magnate del 'brexit' será investigado por indicios de donaciones ilegales

Arron Banks emergió hace cuatro años como financiador multimillonario del partido eurófobo UKIP

ÍÑIGO GURRUCHAGA LONDRES.

Arron Banks, el supuesto magnate que financió la campaña de Nigel Farage en el referéndum europeo de junio de 2016, será investigado por la Agencia Nacional contra el Delito (NCA) porque la Comisión Electoral cree que hay indicios de que sus donaciones no cumplieron la ley. También serán investigadas la consejera delegada de la campaña, Elizabeth Bilney, y otras personas. Banks emergió del anonimato empresarial y político en 2014 como el principal donante del Partido por la Independencia de Reino Unido (UKIP), que lideraba entonces el parlamentario europeo Nigel Farage. Era accionista de compañías de seguros para vehículos cuyos resultados no ofrecen explicación a la gran fortuna que permitiría a Banks donaciones políticas millonarias.

En vísperas del referéndum intentó junto a Farage que la Comisión Electoral reconociera a su marca, 'LeaveEU', como el ente principal de la campaña en favor del 'brexit'. Pero la Comisión reconocía a 'Vote Leave', que tenía el apoyo de ministros, como Boris Johnson y Michael Gove, algunos empresarios más convencionales y no recurría abiertamente a la xenofobia.

La marca 'LeaveEU' era propiedad de una sociedad de responsabilidad limitada registrada en Londres, 'Better for the Country' (mejor para el país), que sería propiedad de Banks, prolífico registrador de empresas en las que él aparece como accionista, directivo o propietario, con variaciones en el deletreo de su nombre. La conexión entre sus compañías y la campaña es la materia de la investigación. La BBC señaló que la Comisión Electoral ha encontrado flujos de dinero que provenían de sociedades registradas en Gibraltar y en la isla de Man. Se incumpliría la norma de que los fondos para campañas electorales sólo pueden provenir de personas o sociedades residentes en Reino Unido. Si esta es la acusación, la investigación no puede tener graves consecuencias políticas.

LA CLAVEEl ahora investigado era accionista de firmas de seguros, lo que no explica su supuesta gran fortuna

La agencia NCA fue creada por la primera ministra, Theresa May, en 2013, cuando era ministra de Interior. Tiene la ambición de convertirse en una especie de FBI, centralizando funciones dispersas y especializándose en bandas y delitos internacionales o muy graves. Banks, que quiere asociarse con la derecha europea para promover un movimiento al estilo del generado en torno a Trump, ha sido investigado en la prensa por posible financiación de Rusia, fraude fiscal o por saltarse los límites de gastos de la campaña.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos