Maduro arremete contra Colombia y EE UU y les acusa del «atentado» con drones

Nicolás Maduro, junto al ministro de Defensa, Vladimir Padriño, en el desfile. :: AFP/
Nicolás Maduro, junto al ministro de Defensa, Vladimir Padriño, en el desfile. :: AFP

La policía venezolana detiene a seis personas por el ataque contra la tribuna de autoridades durante el desfile de la Guardia Nacional

MILAGROS L. DE GUEREÑO CORRESPONSAL LA HABANA.

«Intentaron asesinarme. Gracias al escudo protector del pueblo y la bendición de Dios he salido ileso y me encuentro de pie y victorioso», dijo Nicolás Maduro en un mensaje a la nación poco después del «atentado» fallido del que acusó directamente a la derecha venezolana, la ultraderecha colombiana y «miamera», al presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, y a Estados Unidos. Los aludidos rechazaron las alegaciones. Gobiernos del mundo, entre ellos el español, condenaron el incidente, en el que resultaron heridos siete militares. La oposición venezolana, más suspicaz, apuntó a un posible «auto atentado» para desviar la atención de los problemas del país y en concreto del descontento por el censo de vehículos para acceder al suministro de gasolina subvencionada a través del 'Carné de la patria'.

Seis presuntos autores fueron capturados casi de inmediato y no se descartan otros arrestos. Ayer, el ministro de Interior y Justicia, Néstor Reverol, aportó más detalles sobre el atentado, ocurrido sobre las seis de la tarde hora local (seis horas más en España). Afirmó que dos drones, cargados con 1 kilo de C4 (explosivo plástico de uso bélico) cada uno, volaron sobre el acto militar. Un tercer dron «perdió el control y cayó en un edificio cercano a la avenida Bolívar detonando en el piso 1 del edificio. Las investigaciones han evidenciado que se trata de un delito de terrorismo y magnicidio», explicó. El impacto provocó un incendio en la vivienda.

Según Reverol, seis personas fueron detenidas, dos de ellas fueron procesadas horas después. Se incautaron varios vehículos y se realizaron allanamientos en varios hoteles de la capital. «Hemos incautado evidencia fílmica de presuntos colaboradores de este hecho. Están identificados los autores materiales e intelectuales», dentro y fuera del país, recalcó. Uno de los detenidos, según sus informaciones, participó en las protestas de 2014 y disfrutaba de un beneficio procesal y otro participó en el asalto al Fuerte Paramaca en verano del año pasado.

Las imágenes difundidas por la televisión venezolana, que retransmitía los actos del 81 aniversario de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), captaron el susto en la tribuna de invitados. El presidente, su esposa Cilia Flores y el resto de los altos mandos militares y autoridades que llenaban la tarima miran con inquietud hacia el firmamento tras la primera explosión. De inmediato aparecen los escudos para proteger al mandatario acompañados de gritos de «tapa, tapa, tapa arriba, Castillo» y «arriba, mi comandante».

Con la segunda detonación se produjo la desbandada de los militares, que perdieron la marcialidad mantenida mientras escuchaban el discurso del sucesor de Hugo Chávez. Rompieron filas tanto quienes le acompañaban en la tribuna como los miembros de la GNB que le escuchaban en la avenida Bolívar en perfecta formación.

Tres horas después, Maduro, recompuesto, comparecía por cadena nacional para arremeter contra sus tradicionales enemigos. «Hemos despejado la situación en tiempo récord, y se trata de un atentado para matarme, han intentado asesinarme el día de hoy y no tengo duda de que todo apunta a la derecha, a la ultraderecha venezolana en alianza con la ultraderecha colombiana y que el nombre de Juan Manuel Santos está detrás de este atentado, no tengo dudas», dijo el mandatario, que lo relacionó con una reciente declaración de su colega colombiano en la que decía: «veo cerca la caída del régimen de Maduro».

Periodistas arrestados

Casi al momento, la presidencia colombiana rechazó la «absurda» acusación. «Eso no tiene base. El presidente está dedicado al bautizo de su nieta, Celeste, y no a tumbar gobiernos extranjeros», dijo una fuente. Santos prepara además su despedida al frente del país, ya que precisamente mañana entrega el mando a su sucesor, Iván Duque.

Maduro también insinuó que «los financiadores» del ataque estarían en Estados Unidos. El consejero de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, John Bolton, rechazó las acusaciones: «Puedo afirmar categóricamente que no hubo absolutamente ninguna participación del Gobierno estadounidense en lo sucedido allí».

La Policía les confiscó las cámaras a los periodistas y once informadores fueron detenidos. El Frente Amplio Venezuela Libre difundió un comunicado afirmando que «aún está por verse si realmente fue un atentado, un accidente fortuito o alguna de las otras versiones que circulan por redes sociales».

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos