Lula, protagonista ausente del primer debate electoral en Brasil

Alvaro Dias, Cabo Daciolo, Geraldo Alckmin y Marina Silva, en el primer debate electoral de Brasil. :: Nelson ALMEIDA / afp/
Alvaro Dias, Cabo Daciolo, Geraldo Alckmin y Marina Silva, en el primer debate electoral de Brasil. :: Nelson ALMEIDA / afp

El expresidente ve denegada por la justicia su participación en la cita televisada pero triunfa en un evento paralelo en las redes sociales

MARCELA VALENTE BUENOS AIRES.

Impedido de participar en el primer debate de candidatos presidenciales, el exmandatario de Brasil Luiz Inacio Lula da Silva, preso desde el 7 de abril, logró estar en el centro de la atención política. Fue el gran protagonista no sólo por su notoria ausencia en la primera disputa televisiva con sus rivales sino por la amplia repercusión que tuvo la presencia de su eventual reemplazante, Fernando Haddad, en un encuentro paralelo emitido por redes sociales. En la noche del jueves se realizó el debate para las elecciones del 7 de octubre en la red de televisión Bandeirantes. Lula, proclamado candidato del Partido de los Trabajadores (PT), fue invitado formalmente a la cita. Pero la justicia le negó el permiso para sumarse a la discusión desde la cárcel de Curitiba, donde purga una condena anticipada a doce años y un mes de prisión en una controvertida causa por corrupción y lavado de dinero.

El PT confía en que Lula sea autorizado por el Tribunal Superior Electoral para seguir en carrera a pesar de que la ley impide ser candidatos a los condenados en segunda instancia. Pero por si acaso, el pasado domingo, durante la Convención Nacional la directiva aceptó cambiar de táctica. Si hasta ese momento la única propuesta era el expresidente, el partido aceptó colocar a Haddad como vicepresidente y aspirante alternativo. Haddad fue ministro de Educación de Lula y de su sucesora, Dilma Rousseff. Se desempeñó además como alcalde de Sao Paulo entre 2012 y 2016. De perfil académico, este abogado y economista es autor del plan de gobierno que ejecutará Lula si llega a la presidencia, pero no tiene la popularidad del veterano líder. En las últimas semanas se acreditó como parte de su defensa para poder frecuentarlo más seguido en su celda. Así convenció al exmandatario que prefería al exgobernador de Bahía, Jacques Wagner, como su eventual sustituto.

El expresidente incorporó también para su proyecto a Manuela D'Avila, que era hasta hace una semana candidata presidencial del Partido Comunista. La dirigente declinó ser parte de la puja y se reservó para ser vicepresidenta de Lula o de Haddad, según las oportunidades que tenga el primero de ser parte en la elección. Según las encuestas, el veterano político encabeza las preferencias de los brasileños con un 30% de adhesiones.

El histórico líder del PT denunció a la cadena por no dejar asistir en su lugar a su número dos

En el debate oficial en televisión participó el militar retirado Jair Bolsonaro, segundo en los sondeos con 19% de apoyos. También formó parte la exministra de Ambiente de Lula, Marina Silva, con 15%, y el dirigente centroizquierdista Ciro Gomes (10%), tentado en un principio como candidato a vicepresidente del exmandatario. Otros que formaron parte de la discusión fueron el exgobernador de Sao Paulo, Geraldo Alckmin, y el exministro de Hacienda del presidente Michel Temer, Henrique Meirelles.

Un éxito en internet

Hasta último momento Lula intentó estar presente desde la cárcel pero no pudo. Tampoco consiguió que Haddad subiera al estrado pues el canal argumentó que el intercambio era entre candidatos a presidente. Lula escribió una carta en la que acusó a la red de censurar al PT y advirtió de que se están violando derechos del pueblo brasileño a conocer su propuesta. En tanto, el partido organizó para la misma hora un debate emitido por las redes sociales que en doce horas ya había tenido más de un millón de visualizaciones.

Allí se pudo ver y oír las propuestas de Haddad junto a D'Avila, a la presidenta del PT, senadora Gleisi Hoffmann, y al expresidente de Petrobras, Sergio Gabrielli, todos recordando los logros de Lula, que sonreía en una inmensa fotografía colocada de fondo de pantalla.

 

Fotos

Vídeos