La liberación del pastor evangélico alivia la tensión entre Erdogan y Trump

El pastor Andrew Brunson, al regresar ayer a su casa. :: reuters/
El pastor Andrew Brunson, al regresar ayer a su casa. :: reuters

Un tribunal pone fin a la detención de más de dos años de Andrew Brunson, cuyo caso provocó duras sanciones económicas de Washington a Ankara

M. AYESTARAN

jerusalén. «Soy inocente. Amo a Jesús. Amo a Turquía», estas fueron las palabras del pastor evangélico Andrew Brunson poco antes de conocer la decisión del tribunal que le juzgaba de ponerle en libertad. Brunson ha pasado más de dos años detenido bajo la acusación de «apoyo a organizaciones terroristas» y su caso complicó las relaciones entre Ankara y Washington hasta el punto de que Donald Trump impuso en agosto severas sanciones económicas al país otomano.

Dos meses después, con la lira turca debilitada, el mismo tribunal que condenó al pastor a tres años y un mes de cárcel ordenó su puesta en libertad teniendo en cuenta «su buen comportamiento y el tiempo de condena ya cumplido entre la cárcel y el arresto domiciliario».

La cadena CNBC aseguró que la liberación fue parte de un acuerdo entre Trump y Recep Tayyip Erdogan para mejorar las relaciones entre los dos países, ambos miembros de la OTAN, y aliviar de paso la tensión financiera que sufre Turquía. El líder islamista mostró a comienzos de semana su deseo de «resolver cuanto antes los problemas» con Washington y adelantó que «sea cual sea la decisión de la Justicia, tendré que respetarla. Quienes se expresan sobre este caso también deben respetar la decisión judicial».

Los medios locales adelantaron que el pastor, después de residir durante más de veinte años en el país, podría volar de vuelta a Estados Unidos de forma inminente. Brunson dirigía una pequeña iglesia en la provincia de Esmirna, en la costa occidental de Turquía, cuando fue detenido el 7 de octubre de 2016 durante las redadas posteriores al fallido golpe de Estado de julio de ese año.

La Fiscalía le acusaba de colaborar con la cofradía islamista del predicador Fetulá Gülen, a la que Erdogan achaca la asonada de 2016, y con el marxista y separatista Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK).

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos