Israel y Jordania blindan sus fronteras

Desplazados de la provincia de Deraa se acercan a los Altos del Golán. :: AlÁa Al-Faqirx / REUTERS/
Desplazados de la provincia de Deraa se acercan a los Altos del Golán. :: AlÁa Al-Faqirx / REUTERS

Ambos estados siguen ofreciendo ayuda humanitaria pero impiden la entrada de refugiados sirios

MIKEL AYESTARAN JERUSALÉN.

Mientras miles y miles de sirios huyen de los combates en la provincia de Deraa, Israel y Jordania refuerzan la presencia militar en sus fronteras y reiteran su intención de no permitir la llegada de refugiados. En Jordania ya hay más de un millón de sirios, el Estado judío es el único vecino de Siria que no ha recibido un solo refugiado, aunque ha prestado atención médica a civiles y combatientes y también ha entregado ayuda humanitaria. La guerra ha llegado a la provincia en la que estalló la chispa revolucionaria contra el presidente Bashar Al Assad en 2011 y el Ejército sirio y sus fuerzas aliadas buscan una victoria con un gran peso simbólico y estratégico. El avance militar es imparable en la última semana.

«Seguiremos defendiendo nuestras fronteras, ofreciendo ayuda humanitaria mientras podamos, pero no autorizaremos entradas a nuestro territorio», declaró el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, antes del consejo de ministros semanal. El anuncio se produjo poco después de que el Ejército comunicara «la decisión de reforzar la 210ª división desplegada en los Altos del Golán con fuerzas adicionales de carros de combate y de artillería» y defendiera que «insistirá en el principio de la no participación» en la guerra, pese a las repetidas operaciones denunciadas por Damasco. La prioridad para Israel es alejar de sus fronteras a Hizbolá e Irán, dos aliados que avanzan de la mano del Ejército sirio. El viernes, las fuerzas israelíes informaron del envío de toneladas de ayuda a los civiles que se acercaron a la zona que ocupan desde 1967 en los Altos del Golán y al menos seis heridos fueron derivados a centros médicos de Israel.

Jordania trata de buscar un acuerdo de alto el fuego que frene la llegada de civiles a su frontera, tal y como explicó el primer ministro, Omar Al Razaz, que se desplazó a la zona fronteriza, donde se realizó el reparto de ayuda. El Gobierno jordano insiste en que está al límite de capacidades para atender a más refugiados. Rusia es el mediador entre Gobierno sirio y opositores, pero las conversaciones avanzan a un ritmo más lento que la batalla y las fuerzas leales a Assad ganan terreno cada día y están ya casi a las puertas de la ciudad de Deraa.

LA CLAVEEn Jordania ya hay más de un millón de sirios pero Israel es el único que no ha recibido ningún refugiado El Estado judío quiere alejar a Hizbolá e Irán, dos aliados que avanzan de la mano del ejército sirio

Silencio de EE UU

El responsable negociador de la oposición acusó a Estados Unidos de haber alcanzado «un pacto malvado con Assad» en Deraa y éste sería, en su opinión, el motivo del silencio oficial de Washington ante el avance de las tropas leales a Damasco.

Los medios sirios ofrecieron imágenes de decenas de aldeas en las que se recibió a los soldados con retratos del presidente y ambiente festivo. El control de la frontera con Jordania sería un paso clave para el fortalecimiento de un Gobierno que controla también los pasos con Líbano e Irak. Solo la frontera de Turquía quedaría fuera de la administración de Damasco si se consuma el triunfo militar en Deraa.

 

Fotos

Vídeos