Haddad se despega de la sombra de Lula para acercarse al votante brasileño de centro

MARCELA VALENTE BUENOS AIRES.

Decidido a seducir a los votantes de centro -reacios en principio a dar su respaldo al izquierdista Partido de los Trabajadores (PT)-, Fernando Haddad, el candidato que reemplazó al encarcelado líder de la formación, Luiz Inacio Lula da Silva, y que fue el segundo más votado en las presidenciales brasileñas del domingo tras el huracán ultraderechista Jair Bolsonaro, comenzó ayer a despegarse de la figura de su mentor para ofrecer una imagen propia en la segunda vuelta del próximo día 28.

«Ahora Haddad es Haddad», simplificó el senador del PT, Jacques Wagner, coordinador de la campaña. Hasta ahora el exministro de Educación de Lula era desconocido para la mayoría y utilizaba mucho la imagen del expresidente. Ha llegado, cree, el momento de ser el abanderado del partido izquierdista y de adueñarse de la escena.

Lo confirmó también la presidenta de la formación, Gleisi Hoffmann. La senadora contó que Lula pidió que Haddad deje de visitarlo en Curitiba y se dedique a hacer campaña durante las próximas dos semanas. Lo hará más a través de debates televisivos, entrevistas y spots en redes sociales que en actos callejeros, para los que tiene poco tiempo y que garantizan un menor contacto con los votantes.

El reto es inmenso. Para sorpresa de los encuestadores, Bolsonaro obtuvo el 46% de los votos en la primera vuelta, un porcentaje mucho mayor del previsto. Haddad cosechó sólo el 29%. La brecha de diecisiete puntos parece abismal cuando apenas quedan veinte días para la cita definitiva con las urnas.

Búsqueda de alianzas

Desde el mismo domingo electoral el candidato del PT tendió la mano hacia los rivales progresistas y no descartó alianzas con dirigentes de centro. El desarrollista Ciro Gomes, que sumó un 12,5% de las papeletas es la presa más codiciada para el PT. Haddad estaría dispuesto a incorporarlo a su equipo de campaña y hasta a su hipotético Gobierno con alguna cartera clave como la de Hacienda.

Hasta el momento Gomes se ha limitado a decir que no respaldará a Bolsonaro, un candidato racista, misógino y homófobo con un programa económico neoliberal. Pero sus allegados advirtieron de que tampoco se sumará al equipo del PT, sino que únicamente le dará un «apoyo crítico». Al parecer, ambos ya hablaron el domingo por teléfono, según reveló una columnista del diario 'Folha de Sao Paulo'.

 

Fotos

Vídeos