El fuerte temporal de viento y lluvia se ceba con Italia

Embarcaciones destrozadas por el empuje del viento en el puerto de Rampallo, cerca de Génova. :: marco bertorello/ afp/
Embarcaciones destrozadas por el empuje del viento en el puerto de Rampallo, cerca de Génova. :: marco bertorello/ afp

Al menos once personas murieron por caídas de árboles, ahogadas o por corrimientos de tierras por un fenómeno que azota todo el país

DARÍO MENOR CORRESPONSAL

roma. Dos días lleva Italia siendo sacudida por un fuerte temporal que había causado hasta anoche 11 víctimas mortales. «Son todas personas que se han visto afectadas por la caída de árboles, algunas por ahogamientos y otras por corrimientos de tierra. Pero todas son víctimas del mal tiempo de estos días, del temporal que sigue en curso», explican fuentes de Protección Civil.

Por fortuna, se espera una mejora de las condiciones meteorológicas en las próximas horas, aunque las autoridades piden que sólo se salga a la calle cuando resulte estrictamente necesario. El temporal, que se espera que hoy dé un respiro aunque regrese con fuerza el jueves, ha causado enormes daños materiales por todo el país y ha provocado el cierre durante dos días de las escuelas e institutos de Roma, Nápoles y otras ciudades.

En la capital italiana el ya de por sí complicado tráfico se ha visto empeorado por la caída de árboles y ramas que bloquean el paso en numerosas calles. Hay varios puertos afectados, entre ellos el de Génova y el de Rapallo, situados en la región norteña de Liguria. En esta última localidad hay decenas de barcos destrozados al chocar contra la escollera. En esta región 20.000 personas se encuentran además sin suministro eléctrico. Varios ríos están siendo controlados por miedo a que se produzcan crecidas. En el mar se han registrado olas de hasta ocho metros de altura mientras que los vientos han superado en tierra los 150 kilómetros por hora.

Morir de frío en Bélgica

Algunos países vecinos también sufrieron los efectos del mal tiempo. En Austria, parte del techo de la fortaleza medieval que domina Salzburgo voló la noche del lunes por ráfagas de viento que superaron los 100 kilómetros por hora. La crecida del río en la localidad sureña de Muhr obligó a unos 500 residentes a atrincherarse en sus hogares.

La costa adriática de Croacia también experimentó las embestidas de vientos huracanados y fuertes lluvias que provocaron inundaciones, cortes de suministro eléctrico y trastocaron el tráfico marítimo y por carretera. También la fuerza del viento y las caídas de numerosos árboles están detrás de las alteraciones del servicio ferroviario en la República Checa. Cerca de 30.000 personas se quedaron sin electricidad, según la compañía estatal CEZ.

En Bélgica padecen desde el fin de semana una ola de frío que ha costado la vida ya a dos mujeres en menos de 24 horas. En ambos casos se trata de personas que vivían en la calle, según los medios belgas. El cuerpo de la primera fallecida, de 41 años, fue descubierto a primera hora del lunes en el barrio bruselense de Schaerbeek. Murió de hipotermia. La segunda, de 55 años, se dedicaba a la mendicidad y fue encontrada cadáver por unos peatones. También se asegura que murió de frío.

A pesar de estas dos muertes, las autoridades no adelantarán la activación del plan de invierno en la capital belga, prevista a mediados de noviembre y que permite la apertura por fases de más centros de acogida de personas sin hogar.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos