Francia vigilará a los yihadistas que salgan de la cárcel después de cumplir condena

F. ITURRIBARRÍA CORRESPONSAL

parís. El Gobierno francés anunció ayer la creación de una célula permanente de seguimiento a los presos yihadistas o radicalizados que salgan de la cárcel tras cumplir condena por considerarlos una amenaza «endógena» de atentados, que ya han causado 246 muertos en tres años. El dispositivo forma parte de un nuevo plan de lucha contra el terrorismo que incluye la puesta en marcha de una Fiscalía Nacional Antiterrorista, con competencia exclusiva en todo el país, y la coordinación centralizada de todos los servicios especializados por la Dirección General de Seguridad Interior (DGSI, la agencia de inteligencia).

En la presentación del operativo, efectuada en la sede de la DGSI en Levallois-Perret, el primer ministro, Edouard Philippe, expuso que en las cárceles francesas hay 506 individuos internados por terrorismo y 1.109 presos comunes identificados como radicalizados. De ellos, 450 saldrán en libertad entre este año y finales del 2019. «Algunos representan una amenaza, incluso tras su excarcelación, y deben ser objeto de un seguimiento reforzado», argumentó.

El jefe del Gobierno explicó que «el terrorismo ya no está teledirigido por células ubicadas en Siria». «Tiene el rostro a veces de pequeños delincuentes o de personas psicológicamente frágiles, adoctrinadas o auto-radicalizadas, que se equipan con armamento elemental y deciden, a menudo con mucha rapidez, pasar a la acción», analizó antes de subrayar que «no son fáciles de detectar y nos conducen a adaptar nuestro dispositivo».

20.000 sospechosos

Según las estadísticas oficiales, en la base de datos de personas radicalizadas que podrían atentar en Francia hay 20.000 nombres, de los que un 23% son de mujeres y un 5% de menores de edad. Desde enero de 2017 se han frustrado en el país veinticinco ataques y los dos que no pudieron evitarse este año causaron cinco muertos: cuatro en marzo en Carcasona y Trèbes y otro en mayo en el centro de París.

Reflejo de la situación de alerta antiterrorista es la movilización durante este fin de semana de 110.000 policías y gendarmes en un despliegue de seguridad excepcional ante la celebración hoy de la Fiesta Nacional y mañana de la final del Mundial de fútbol con la selección de Francia en liza. Cerca de 3.000 agentes se encargarán de proteger el tradicional desfile militar del 14 de Julio por los Campos Elíseos de París bajo la presidencia de Emmanuel Macron, jefe del Estado y de los Ejércitos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos