Los fallecidos aumentan a 99 y 200 personas aún siguen desaparecidas tras la erupción en Guatemala

En el coche un padre y su hijo van hacia la monstruosa nube negra de lava y ceniza. Directos al volcán de fuego justo después de entrar en erupción el pasado domingo. Para rescatar en los 13 viajes que hicieron al mayor número de personas intentaban escapar a pie del rápido avance de la lava. Mientras el número de muertos no deja de aumentar, ya son 99 los fallecidos y casi 200 desaparecidos. Los equipos de rescate trabajan a contrarreloj, a cada minuto que pasa la esperanza se desvanece. Tras agotarse el tiempo límite de 72 horas que puede sobrevivir una persona tras una catástrofe como esta. Ahora lo que rescatan son animales, que encuentran en la zona cero,  en las casas sepultadas por toneladas de ceniza. Siempre pendientes del volcán, porque en las últimas horas han tenido que suspender la búsqueda de supervivientes cerca del cráter tras detectarse nuevos aludes de ceniza y agua debido a las lluvias.