El exabogado de Trump Michael Cohen confiesa que mintió ante el Congreso

El letrado revela que durante la campaña presidencial negoció la construcción en Moscú de una torre del magnate

MERCEDES GALLEGO CORRESPONSAL NUEVA YORK.

Donald Trump mintió sobre sus negocios con Rusia durante la campaña electoral. Lo hizo también después su abogado Michael Cohen, pero bajo juramento ante el Senado, lo que podría haberle costado hasta cinco años de prisión y presumiblemente no le costará ni un día, a cambio de confesarlo ante el juez y cooperar en la investigación del fiscal especial Robert Mueller contra su jefe.

«¡Está mintiendo!», clamó Trump indignado al salir de la Casa Blanca camino de la cumbre del G-20 en Argentina. Según el presidente, lo que Cohen intenta hacer es muy simple: «Se buscó una enorme pena de cárcel y ahora está tratando de reducirla inventándose una historia». Trump dice que no tiene importancia porque «incluso si fuera verdad yo tenía derecho a hacer lo que quisiera durante la campaña».

Eso es cierto. Como candidato no estaba obligado a limitar sus negocios, siempre que estos no dieran voz a un gobierno extranjero en su campaña. ¿Por qué entonces Mueller se ha esforzado en que Cohen lo admita ante el juez? Está claro que el fiscal especial de la trama rusa construye pacientemente un caso contra el presidente, en el que ata todas las piezas del puzle con diligencia. Nadie tiene dudas de que la declaración de ayer es sólo el principio de lo que Cohen tiene que contar, y el presidente lo sabe.

«¿Habéis visto alguna vez una investigación más dedicada a buscar un crimen?», tuiteó rabioso desde el 'Air Force One'. «¿Cuándo terminará esta caza de brujas ilegal a lo Joseph McCarthy que ha destruido tantas vidas inocentes, o va a continuar para siempre?». Poco después de remachar por enésima vez que «no hubo colusión con Rusia» canceló la bilateral con Vladímir Putin que tenía prevista en Buenos Aires.

Al mandatario ruso no pudo habérsele pasado por alto que entre el pelotón de candidatos republicanos que aspiraban a ser presidente de EE UU había uno que quería hacer negocios con Moscú. La Torre Trump nunca llegó a construirse, pero Trump y sus asociados quisieron hacer creer que el proyecto había muerto antes de que los primeros electores de Iowa depositaron su voto en enero de 2016, cuando en realidad siguió negociándose hasta junio de ese año, seis meses antes de que fuera elegido presidente.

Coordinación

Putin odiaba profundamente a Hillary Clinton, la exsecretaria de Estado que había puesto en marcha las sanciones que paralizaban la economía rusa. Tenía todos los incentivos para ayudar a Trump a ganar las elecciones, como así hizo, según los informes de la Inteligencia estadounidense. La cuestión es: ¿coordinó con el candidato esa ayuda?

Nadie sabe decirlo con certeza. Mueller es un sabueso que hace su trabajo en silencio y aún no ha presentado públicamente ningún informe al respecto. Se espera que lo haga pronto, porque el relevo de mando en el Departamento de Justicia amenaza la independencia de su investigación. Podría ser la semana que viene o el año próximo, no tiene fecha.

 

Fotos

Vídeos