España, un desierto estadístico sobre la pederastia en la Iglesia

El Papa Francisco saluda a Theodore McCarrick en una imagen de archivo, antes de la inhabilitación del cardenal. :: JONATHAN NEWTON / efe/
El Papa Francisco saluda a Theodore McCarrick en una imagen de archivo, antes de la inhabilitación del cardenal. :: JONATHAN NEWTON / efe

La red internacional de supervivientes de abusos estima en 5.000 las víctimas y en 1.250 los curas pedófilos

DARÍO MENOR ROMA.

«En España hay ahora mismo al menos 5.000 personas que han sufrido abusos sexuales por parte de eclesiásticos pedófilos». Miguel Hurtado sabe bien de lo que habla: él mismo fue víctima a los 16 años de un religioso pederasta en Barcelona . «Nuestro país es un desierto estadístico porque ni la Iglesia ni las autoridades civiles se han ocupado de afrontar este fenómeno, pero podemos extrapolar los datos de otras naciones donde se han realizado estudios serios después de que estallaran escándalos por este problema», propone Hurtado, miembro de la red internacional de supervivientes de abusos sexuales ECA ('Ending Clergy Abuse', Fin de los Abusos del Clero).

«España está muy atrasada a la hora de afrontar esta lacra. Se dice que apenas hay casos, pero no es cierto. ¿Existe una situación anómala respecto a las naciones del entorno o es que no se informa de lo que pasa?», se pregunta el activista. Matthias Katsch, fundador de la asociación alemana de víctimas Eckiger Tisch e impulsor de ECA, concuerda en que «no hay razones para pensar» que en España la situación sea muy diferente a la de países como Alemania o Australia. En los detallados informes realizados recientemente para estudiar la magnitud del problema en estos dos países, se destapó que entre el 5% y el 7% del número medio de presbíteros durante el período estudiado se vio envuelto en casos de pedofilia. «Sabemos que cada abusador actúa de media con cuatro menores, así que se puede calcular su incidencia», señala Katsch.

EL DATO

Según los datos de 2014 ofrecidos por la Conferencia Episcopal Española (CEE), en nuestro país hay 24.968 sacerdotes (17.790 diocesanos y 7.178 religiosos). Aplicando ese 5% de otros países a los casi 25.000 curas españoles, se obtiene el dato de alrededor de 1.250 presbíteros pedófilos y 5.000 víctimas que baraja ECA. «Pero es sólo la punta del iceberg, la cifra real puede ser mucho más alta», asegura Hurtado. Las estimaciones de esta red internacional de supervivientes contrastan con los pocos casos de abusos sexuales cometidos por eclesiásticos que han salido a la luz pública: los Maristas en Barcelona, el seminario menor de La Bañeza, el religioso de San Viator... Y poco más. Resulta sintomático que ni siquiera exista todavía una asociación española de víctimas de sacerdotes pedófilos.

«Un problema incómodo»

Aunque la CEE no informa del número de presbíteros condenados en España por pederastia, fuentes eclesiales aseguran que, hasta el momento, han sido sólo cuatro. Confiesan que no han encontrado todavía una explicación de por qué en nuestro país hay tan pocas denuncias si se comparan con los escándalos que sacudieron en los últimos años las Iglesias locales de Irlanda, Estados Unidos, Chile, Países Bajos, Bélgica o las citadas Australia y Alemania. «En España no ha habido apenas casos porque tenemos una forma de vivir la fe distinta, más al aire libre y con las puertas abiertas, propia de la zona mediterránea. Es diferente a cómo se ha actuado durante décadas en algunos países anglosajones», explica un obispo español que pide no ser citado.

Mantener esta postura es un error para el jesuita alemán Hans Zollner, miembro de la Comisión vaticana contra los abusos en el clero y presidente del Centro para la Protección de Menores de la Pontificia Universidad Gregoriana. «Se sigue pensando que es un problema incómodo o que afecta sólo a los países del norte de Europa o de América», lamenta Zollner, uno de los mayores expertos en esta materia, que dice que la Iglesia española podría hacer «mucho más» contra la pederastia.

El poco interés con el que hasta ahora las autoridades civiles han reaccionado a este problema queda de manifiesto al comprobar el «desierto estadístico» al que hacía referencia Hurtado. Los últimos datos que manejan tanto las víctimas como la propia CEE son del estudio sobre abusos promovido en 1994 por el Ministerio de Asuntos Sociales y realizado por Félix López Sánchez, catedrático de Psicología de Sexualidad en la Universidad de Salamanca. Según esa investigación, alrededor del 4% de los casos de pedofilia habrían sido cometidos por eclesiásticos. La mayoría se producían en cambio dentro de las familias y en el ámbito educativo y deportivo. «Es evidente que a la Iglesia no le interesa hablar del tema, pero el Estado sí que debería actuar. Tendría que preguntarse si se está ocultando algo e investigar», propone el superviviente de abusos.

Katsch considera que la reacción que produjo el caso de 'La Manada' muestra que la sociedad de nuestro país tiene «madurez» para afrontar esta lacra. «Durante años los abusos sexuales se han ocultado en las propias familias con la excusa de mantener el honor», lamenta Hurtado. «En lugar de proteger a los niños la gente decía que había que evitar el escándalo y la vergüenza. Ya es hora de romper con la mentalidad de 'La Casa de Bernarda Alba'».

es el año del último estudio sobre abusos realizado en España a iniciativa del Gobierno.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos