Los empresarios italianos advierten al Gobierno de que su paciencia «está casi al límite»

DARÍO MENOR CORRESPONSAL

roma. En sólo seis meses en el poder, el Gobierno de coalición italiano formado por el Movimiento 5 Estrellas (M5E) y la Liga ha conseguido poner en su contra a empresarios, comerciantes, cooperativistas e industriales. Del poderoso mundo productivo italiano llegó ayer una seria advertencia al Ejecutivo. «Si estamos aquí es porque nuestra paciencia está casi al límite», dijo Vincenzo Boccia, presidente de Confindustria, la influyente patronal transalpina, en un encuentro de asociaciones empresariales celebrado en Turín en el que participaron más de 3.000 firmas.

Son el llamado 'partido del PIB', en el que confluyen doce asociaciones económicas que representan a tres millones de empresas responsables de la creación de más del 65% de la riqueza anual del país. La cita estaba convocada para conseguir que el M5E dé marcha atrás en sus planes iniciales y permita que se termine la construcción de una línea de tren de alta velocidad (TAV) entre la ciudad francesa de Lyon y la capital piamontesa. Las obras están en parte pagadas por la Unión Europea.

El TAV entre Francia e Italia se ha convertido en un punto de desgaste para el Ejecutivo y para la propia coalición, ya que la Liga, tras varios cambios de opinión, se muestra favorable a completar el proyecto. El M5E, en cambio, ha hecho suyo el rechazo que una parte de la población siente por las grandes infraestructuras debido a su alto coste y a la corrupción que, en demasiadas ocasiones, se genera a su alrededor.

Fractura en la coalición

La advertencia de ayer de Boccia, dirigida a la cúpula del M5E, ahonda la fractura entre los dos aliados de la coalición y ofrece más argumentos a Matteo Salvini, líder de la Liga, para marcar distancias con su socio Luigi di Maio. Salvini es muy consciente de que su formación política tiene uno de sus caladeros de votos entre los empresarios del industrioso norte del país, que son mayoritariamente favorables a las grandes obras públicas.

No parece dispuesto a seguir defraudándolos. Otra señal le llegó hace unos días de parte de Carlo Bonomi, presidente de la asociación empresarial Assolombardia, quien dijo que «la visión expuesta por el populismo y el nacionalismo es antitética a la vida moderna».

 

Fotos

Vídeos