Trump defiende a los presentadores de Fox que hicieron comentarios racistas

Donald Trump./Reuters
Donald Trump. / Reuters

El presidente pide a la cadena que se mantenga «fuerte» ante la «corrección política» y que restituya a los profesionales suspendidos

EFEWashington

El presidente de EE UU, Donald Trump, defendió este domingo vigorosamente a dos presentadores de su canal favorito, Fox News, que han generado polémica por sus comentarios racistas, mientras su jefe de gabinete, Mick Mulvaney, aseguraba que el mandatario no es un «supremacista blanco».

En varios tuits, Trump pidió a Fox News que se mantenga «fuerte» ante la «corrección política», después de que la cadena suspendiera la emisión del programa de una de sus estrellas, Jeanine Pirro, por sus comentarios islamófobos, que se suman a unas declaraciones similares de otro presentador del canal, Tucker Carlson. «Traigan de vuelta a @JudgeJeanine Pirro. Los demócratas radicales de izquierda, trabajando estrechamente con su querido socio, los medios de comunicación falsos, están usando todos los trucos de los que disponen para silenciar a una mayoría de nuestro país», denunció Trump.

El mandatario añadió que esos grupos «tienen campañas extremas contra los presentadores de @FoxNews a los que les va demasiado bien». «Fox debe mantenerse fuerte y combatirlos con vigor. Dejen de trabajar taaaan duro para ser políticamente correctos, porque eso solo les restará fuerza, y sigan trabajando por nuestro País. ¡Sean fuertes y prosperarán, sean débiles y morirán!», continuó.

«Sean fieles a la gente que les llevó donde están. Sigan luchando por Tucker, y luchen duro por @JudgeJeanine. Sus competidores tienen celos, todos quieren lo que ustedes tienen, el numero uno (en audiencia). No se lo entreguen», agregó.

Islamofobia

Los tuits de Trump evidenciaron su apoyo a unos presentadores a los que trata como sus asesores políticos informales, incluso cuando son señalados por islamofobia y cuando algunos sectores de EE UU acusan al presidente de alimentar el tipo de discurso de odio que puede llevar a atentados como el de esta semana en Nueva Zelanda. En el caso de Pirro, la polémica comenzó la semana pasada, cuando la presentadora y exjueza destacó que la congresista demócrata y musulmana Ilhan Omar «lleva un hiyab» o velo, y preguntó si eso podía ser «indicativo de su adherencia a la ley (islámica) sharía, que es contraria a la Constitución estadounidense».

Ese comentario generó críticas en las redes sociales por difundir la impresión de que las mujeres musulmanas o con velo no respetan a Estados Unidos, y la propia cadena Fox News condenó en un comunicado las declaraciones de Pirro, cuyo programa no se emitió este sábado en su horario habitual.

En el caso de Carlson, la controversia la generaron unas grabaciones publicadas recientemente y hechas la década pasada, en las que denigraba a los iraquíes y declaraba que «Irak es un lugar asqueroso, lleno de un montón de monos primitivos y semiletrados». También afirmó que las mujeres son «extremadamente primitivas» y les gusta que les digan «que estén calladas y hagan lo que les dicen», pero su programa se ha seguido emitiendo.

Los tuits de Trump coincidieron con la aparición del jefe de gabinete interino de la Casa Blanca, Mick Mulvaney, en la cadena Fox, en la que arremetió contra quienes responsabilizan al presidente de validar un discurso de odio que lleva a ataques como el de Nueva Zelanda, donde murieron 50 personas en dos mezquitas. «El presidente no es un supremacista blanco. No sé cuántas veces tenemos que decirlo», afirmó Mulvaney.