La dramática historia de una adolescente yemení que apenas pesa diez kilos y que podría morir

Es la cara más dramática de la guerra que azota a Yemen. La cara que encarna Fátima, que a sus doce años conmueve al mundo por su extrema delgadez. Su estado físico encierra una vida plagada de calamidades. Junto a su padre y sus diez hermanos tuvo que dejarlo todo. Huyendo de los incesantes bombardeos. Ahora no tiene más consuelo que vivir bajo un árbol, de la caridad de sus vecinos. Y a su hermana se le agotan las esperanzas, cree que no tienen futuro. Fátima recibe tratamiento en esta clínica que atiende a personas malnutridas. Aquí están desbordados. Cada vez que miden su peso, las agujas de esta báscula estremecen: apenas llega a los diez kilos. La doctora Aslami lamenta que, como ella, 40 embarazadas han pasado por su centro. Y que 14 personas no han podido sobrevivir. Una cruda realidad de la que no se libran cerca diez millones de yemeníes. Todos al borde de la hambruna. La que se ha cobrado ya la vida de más de 85 mil niños en los últimos tres años.