El drama migratorio en una imagen

Óscar y Valeria./Efe
Óscar y Valeria. / Efe

Un padre y su hija de menos de dos años perdieron la vida al intentar cruzar el río Bravo hacia EE UU

Isaac Asenjo
ISAAC ASENJOMadrid

El Río Bravo que transcurre entre México y Estados Unidos apagó la vida de Óscar y Valeria. La imagen de sus cuerpos, encontrados boca abajo, conmocionó al mundo entero. Es el drama migratorio resumido en una estampa que recuerda a la muerte de Aylan, el niño sirio cuyo cadáver arrastró la corriente a una playa turca en 2015. Desde el Mediterráneo hasta el río Bravo.

El migrante salvadoreño y su hija, de apenas dos años, fallecieron ahogados al intentar cruzar de manera clandestina a Estados Unidos desde la orilla mexicana. Ese mismo día de su muerte, otros tres niños y una mujer fueron encontrados sin vida en la zona fronteriza de Texas. Ya hacía varios días que habían muerto por el terrible calor de la zona. Son las últimas víctimas mortales tras el endurecimiento de los controles migratorios en México fruto de un acuerdo con la Casa Blanca y el despliegue de casi 30.000 militares mexicanos en las fronteras norte y sur.

Óscar Martínez Ramírez tenía 25 años y trabajaba como cocinero en El Salvador. Buscaba un futuro mejor y quería pedir asilo político en EE UU, pero después de dos meses sin que los trámites avanzaran se cansó de esperar. Decidió cruzar. Su esposa, Tania Vanessa Ávalos, vio desde la orilla cómo la corriente se llevaba a su familia. El hombre cruzó primero con Valeria y la dejó en la orilla, volvió a meterse en el agua para ayudar a su mujer, pero la niña le siguió y fue arrastrada por la corriente. El padre intentó ayudarla pero a ambos les llevó la corriente del río y se hundieron en el fuerte caudal. Los cadáveres de ambos fueron encontrados horas más tarde.

Más información