Disturbios en Atenas por el acuerdo alcanzado entre Grecia y Macedonia

La Policía griega usó ayer gases lacrimógenos y granadas paralizantes para dispersar a los manifestantes que arrojaban piedras y botellas a las afueras del Parlamento heleno, indignados por el acuerdo alcanzado entre Grecia y Macedonia sobre un controvertido asunto del nombre. Los enfrentamientos entre la Policía y los manifestantes se produjeron justo antes de que el primer ministro griego, Alexis Tsipras, sobreviviera a una moción de censura en la cámara de representantes. Los opositores políticos habían acusado a Tsipras de hacer demasiadas concesiones sobre el trato. Miles de griegos protestaron fuera del parlamento en contra del acuerdo, pidiendo la renuncia de Tsipras. Los manifestantes atacaron a los agentes, arrojando bengalas, piedras y botellas. La Policía respondió con porras y gases lacrimógenos. Al menos una persona fue detenida. Si hubiera perdido, Tsipras habría tenido que renunciar a su mandato ante el presidente del país y convocar elecciones anticipadas. Grecia ha estado en disputa con Macedonia desde 1991 por el nombre de la ex República Yugoslava, argumentando que podría implicar reclamos territoriales sobre la provincia griega de Macedonia y una apropiación de la cultura y civilización griega antigua. El tema es profundamente emocional para muchos griegos. El acuerdo se hará oficial el domingo en el norte de Grecia, cerca de la frontera de los dos países.-Redacción-