El desplome de la lira castiga a la banca europea y al euro

Las entidades financieras españolas son las que registran una mayor exposición por la crisis en el país asiático, lo que preocupa al BCE

R. C. MADRID.

El desplome ayer de la divisa turca, producto de una combinación explosiva de la ineptitud del Gobierno de Recep Tayyip Erdogan y la falta de escrúpulos de Donald Trump, produjo un efecto en cadena que atrapó a los mercados financieros y se cobró, de momento, dos víctimas principales: una directa, el sector bancario europeo, y otra colateral, el euro.

Al comienzo de la jornada, los expertos ya partían de un escenario de preocupación por Turquía. La situación de su economía debería «acelerar medidas de choque por parte del Gobierno» de Ankara que pusieran fin a la etapa de políticas restrictivas, con tipos del 18% y una reducción de las remesas procedentes del extranjero del 15%, sostiene el analista de Xtb Jorge López. Pero las intervenciones de Erdogan y de su ministro de Finanzas y yerno, Berat Albayrak, en absoluto sirvieron para tranquilizar. Y luego llegó Trump, que cerró con Turquía una semana en la que ha impuesto sanciones a Irán, Rusia y China.

Además, trascendió la inquietud del Banco Central Europeo (BCE) por la exposición que mantienen diferentes entidades bancarias a la lira turca, de forma que el Mecanismo Único de Resolución (MUR), que agrupa las funciones de supervisor de los bancos en la zona euro, vigilará atentamente la situación de las firmas afectadas.

Y los bancos españoles son los que registran una mayor exposición, con 70.848 millones de euros, según datos del Banco de Pagos Internacionales.

En segundo lugar estaría el sector financiero francés, seguido por el italiano.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos