Condenada a cadena perpetua la única superviviente de una célula neonazi en Alemania

La Audiencia Territorial de Múnich ha dictado este miércoles cadena perpetua contra Beate Zschäpe, la tercera integrante y única superviviente del grupo armado NSU, al ser declarada culpable de participar en nueve asesinatos xenófobos y el de un policía entre los años 2000 y 2007. La condenada, que no cometió materialmente ninguno de los crímenes, negó previamente haber estado involucrada en los asesinatos. La sentencia priva a la acusada de la posibilidad de solicitar la ligbetad condicional al cabo de 15 años, como prevé la legislación alemana.