Los británicos piden otro referéndum dos años después de la victoria del 'brexit'

Miles de personas reclamaron ayer en Londres una nueva votación sobre la permanencia del Reino Unido en la UE :: Andy Rain / EFE/
Miles de personas reclamaron ayer en Londres una nueva votación sobre la permanencia del Reino Unido en la UE :: Andy Rain / EFE

Una multitudinaria marcha por el 'voto del pueblo' celebrada en Londres airea la petición de otra consulta sobre el acuerdo con la UE

ÍÑIGO GURRUCHAGA LONDRES.

Una manifestación en favor de un segundo referéndum europeo recorrió ayer Londres, agrupando a unas 100.000 personas, según los organizadores, tras banderas de la Unión Europea, pancartas similares a las de previas marchas -«brexit es racista», «Tengo 16 años y me habéis robado el futuro»- y coreando «¡Voto del pueblo!». Había sido convocada por 'People's Vote', coalición de varias asociaciones opuestas a la marcha británica de la UE, para airear su petición de una segunda consulta sobre el acuerdo que alcancen Londres y Bruselas respecto a su futura relación.

La marcha recorrió la principal arteria política del callejero de la capital británica, cuando se cumplen dos años del referéndum que decidió, por mayoría de 51,89% contra 48,11%, que Reino Unido se retire de la Unión Europea. Los sondeos dicen que la permanencia ganaría hoy por 51,5% contra 48,5%, un margen que no ofrece seguridad sobre el resultado de una consulta real, según los expertos.

Al final de la marcha, Vincent Cable, líder del Partido Liberal-Demócrata, formación que junto al pequeño Partido Verde apoyaba oficialmente la manifestación, se dirigió a los congregados frente al Parlamento británico señalando que no se puede asumir que habrá acuerdo entre Londres y Bruselas sobre los términos de la marcha británica y que el 'brexit' puede evitarse. La colíder verde, Caroline Lucas, subrayó «el daño que ya está causando» en Reino Unido.

EN SU CONTEXTOEl 38% de la población británica está a favor de celebrar otro referéndum mientras el 45% la rechaza

No existe apoyo mayoritario a la celebración de una segunda consulta entre las muestras de población consultadas. Un promedio de los resultados dice que en torno al 38% la quiere y el 45% la rechaza. Gente opuesta al 'brexit' ha celebrado que una mayoría respondiese sí a la pregunta de una firma de encuestas que no mencionaba un segundo voto sino que «la última palabra» la tenga la población.

El profesor John Curtice, referencia nacional para el analisis de sondeos, ha reiterado en sus publicaciones recientes su diagnóstico sobre el tono vital de los británicos en torno al gran enredo político en el que se ha sumergido su país. La gran mayoría cree que no va a lograr un buen acuerdo con la UE, culpa de lo que ocurre a los políticos, reparte la responsabilidad de la mala negociación entre Londres y Bruselas.

Dudas en la induistria

Grandes empresas de distinto campos de la industria , como Airbus el viernes, advierten de que podrián marcharse de Reino Unido si no hay acuerdo. El sector del automóvil se reúne el martes en una gran cumbre, desde la que se podría emitir el mensaje de preocupación y evidencia el maletara de una industria con cadenas de producción integradas a escala europea.

Ministros del Gobierno y la primera ministra han reavivado estos días la amenaza de retirarse de la negociación sin acuerdo.

Las propuestas británicas y la posición de principios del Consejo Europeo tienen en común la idea de un acuerdo de libre comercio que contemple bienes.

El sector británico de servicios, que incluye a la City, está resignado a quedar sin pasaporte europeo. Son los pilares de la estructura quizás más aceptada en Londres para un futuro acuerdo. Pero requiere más pasos de la primer ministra Theresa May en las regulaciones comunitarias sobre bienes y el régimen del IVA.

La división en el Gabinete británico ha ralentizado la negociación, que está acercándose al momento de mostrar si existe flexibilidad en ambas partes sobre libertad de movimientos y un sistema de arbitraje de disputas comerciales que no dependa exclusivamente de la jusrisprudencia europea, para firmar un acuerdo cuyo proceso transitorio de implementación puede extenderse más allá de lo ahora previsto, en diciembre de 2020.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos