Brasil busca presidente en una de sus citas electorales más accidentadas

Partidarios del ultraderechista Bolsonaro, ayer en un acto de campaña en Brasilia. :: E. S. / AFP/
Partidarios del ultraderechista Bolsonaro, ayer en un acto de campaña en Brasilia. :: E. S. / AFP

El ultraderechista Bolsonaro fortalece su ventaja frente a Haddad, el candidato de Lula que busca la remontada en la primera vuelta de hoy

MARCELA VALENTE BUENOS AIRES.

Más de 147 millones de brasileños irán hoy a las urnas a elegir al sucesor del rechazado Michel Temer, que asumió el poder tras la destitución de Dilma Rousseff. Con el expresidente Luiz Inacio Lula da Silva preso, el candidato con más apoyos en esta primera vuelta es el ultraderechista Jair Bolsonaro. Pero si se cumplen los pronósticos, el elegido de Lula, Fernando Haddad, llegará segundo y le plantará cara el 28 de octubre en una segunda ronda que ya se prevé tan pareja como encarnizada.

Según la última encuesta de Datafolha, el diputado y excapitán Bolsonaro tiene el 35% de respaldos. Es menos del 39% que llegó a tener Lula cuando aún era aspirante. Pero desde hace hoy seis meses el líder del Partido de los Trabajadores (PT) está preso por corrupción y no sólo fue impedido de participar en la contienda. La justicia le impidió votar y dar entrevistas. Ayer, que era su cumpleaños, escribió una carta para pedir al pueblo que escoja a Haddad como «un regalo» para él.

LOS PRONÓSTICOS

En el PT hay preocupación pues la esperada transferencia de votos no se estaría manifestando. Datafolha le da un 21% a Haddad, poco más de la mitad de lo que recogía Lula. El exministro de Educación de Lula y Rousseff y exalcalde de Sao Paulo arrancó por la tarde. El 11 de setiembre el PT resignó la candidatura de su líder y puso en juego a este profesor universitario y coordinador del programa de gobierno que creció rápido en las pesquisas durante las dos primeras semanas y luego se estancó.

Los analistas señalan que tanto Bolsonaro como Haddad concentran el mayor respaldo y el mayor rechazo de los electores. El ultraderechista es repelido por el 45% de los brasileños que aseguran que «jamás» lo votarían. Las mujeres, que ayer volvieron a manifestarse en su contra, son las más reluctantes. Pero Haddad no está mucho mejor. Es reprobado por el 40% de los electores.

En el caso del candidato conservador, lo que genera rechazo es su misoginia, su racismo, su homofobia y su apego a las armas, todos rasgos controvertidos que hacen temer un giro autoritario en Brasil. Haddad padece los efectos del «antipetismo», una fobia que comenzó a crecer desde el segundo mandato de Dilma a medida que la economía se enfriaba y crecían los escándalos de corrupción.

En este escenario, Fernando Haddad debió hacer un cambio de último momento. Ayer pensaba caminar por Sao Paulo pero debió ir de urgencia a Bahía. Encuestas propias mostraban que el candidato estaba perdiendo apoyos en el Nordeste, tradicional bastión del PT donde el profesor de la Universidad de Sao Paulo es poco y nada conocido.

Los votantes estarían fugando hacia Bolsonaro que a pesar de estar recuperándose de un apuñalamiento que sufrió el pasado 6 de septiembre logra llegar a esos sectores por radio y televisión.

En segundo plano

La polarización hizo que los demás candidatos se fueran quedando magros de apoyo. Los que más perdieron fueron Geraldo Alckmin, del PSDB, que fue declinando hasta llegar hoy a las urnas con apenas el 8%. La ecologista Marina Silva, que supo tener mayor popularidad, quedó en 4%. Serán el cuarto y el quinto respectivamente en la carrera de acuerdo a los encuestadores. El tercero sería Ciro Gomes, un desarrollista que Lula hubiera querido tener en sus filas. Gomes tiene un 11% de simpatizantes y se mantiene estable. Ayer insistía en que es el único que puede ganarle a Bolsonaro en una segunda vuelta. Y es que las proyecciones muestran que con Haddad de rival Bolsonaro sale empatado, en cambio si confronta con Gomes la diferencia es de seis puntos a favor de éste último. La explicación es simple: Gomes no acumula el rechazo que aplasta a Fernando Haddad.

En cualquier caso, los analistas sostienen que es casi imposible que hoy se defina al ganador. Para ello sería necesario que el más votado obtenga el 50% más uno de los votos válidos. Esto es, sin contar los nulos ni los votos en blanco. Bolsonaro entusiasmaba ayer a sus seguidores con la esperanza de terminar hoy. Y efectivamente, la desilusión de los votantes podría llevar a que haya más sufragios inválidos que los que hubo en otros comicios. No obstante, es una posibilidad muy remota.

Además de presidente y vicepresidente, los brasileños eligen a 27 gobernadores, renuevan la totalidad de la Cámara de Diputados, un tercio del Senado y escogen nuevos legisladores estaduales.

de apoyos recaba el diputado ultra Jair Bolsonaro, según el último sondeo de Datafolha.

son los apoyos que se le otorgan al candidato del PT, Fernando Haddad, que sustituye a Lula.

Más

 

Fotos

Vídeos