El avión de Lion Air que se estrelló hace un mes nunca debió despegar

Nurcahyo Utomo, uno de los investigadores indonesios, explica lo ocurrido al vuelo JT610. :: reuters/
Nurcahyo Utomo, uno de los investigadores indonesios, explica lo ocurrido al vuelo JT610. :: reuters

Un informe preliminar de la autoridad indonesia asegura que el equipo de mantenimiento tenía que haber dejado en tierra el Boeing 737

ZIGOR ALDAMA SHANGHÁI.

El accidente del Boeing 737 MAX8 que se estrelló en Indonesia el mes pasado podría haberse evitado. Porque el problema que sufría era conocido. De hecho, los pilotos de Lion Air que volaron entre Bali y Yakarta la víspera de la tragedia sufrieron graves problemas para controlar el avión e informaron de ello a los técnicos. El equipo de mantenimiento que revisó el aparato, sin embargo, dio el visto bueno para que despegase el vuelo JT610, que acabó en las aguas del norte de la isla de Java.

Esa es la conclusión preliminar a la que ayer llegó en un informe el Comité Nacional de Seguridad en el Transporte. Aunque no ofrece una causa concreta para explicar el accidente, sí que culpa en parte al servicio de mantenimiento y al entrenamiento de los pilotos. Según se detalla en el texto, «los mandos del capitán vibraron anunciando una pérdida -como se conoce al momento en el que un avión pierde la sustentación y deja de volar- durante gran parte del trayecto, incluso nada más despegar», en el vuelo Bali-Denpasar.

El capitán luchaba para mantener el morro hacia arriba pero el sistema automático diseñado para evitar la entrada en pérdida lo movía hacia abajo. Afortunadamente, en aquel trayecto los pilotos fueron capaces de controlar la aeronave después de desconectar los sistemas automáticos y volar de forma manual.

LA CLAVEEl aparato ya había sufrido la víspera de la tragedia graves problemas técnicos que no fueron reparados

«Esta condición debería haber sido suficiente como para dejar en tierra el avión», afirma el informe. No lo hicieron, y tampoco repararon el Boeing, por lo que el problema volvió a presentarse en el vuelo JT610. Desafortunadamente, en esa segunda ocasión los pilotos no supieron resolverlo.

Fabricante en entredicho

A este respecto, Boeing también está en entredicho porque varios pilotos critican que el funcionamiento del sistema que controla los estabilizadores del avión es desconocido para la mayoría, que tampoco se ha visto en una situación similar durante el proceso de entrenamiento en simuladores. El fabricante estadounidense asegura que todo funciona como en las versiones anteriores del 737, pero los pilotos añaden que la columna de mando se comporta de diferente forma en diversas situaciones y que eso, si no se explica previamente, puede provocar una confusión fatal.

Por eso, el informe realiza diferentes recomendaciones para que Lion Air mejore tanto sus operaciones de mantenimiento como el entrenamiento de sus pilotos, pero reconoce que todavía es demasiado pronto como para determinar las causas definitivas de lo que sucedió a bordo del avión en el que murieron 189 personas. «No sabemos si el nuevo sistema de los 737 contribuyó al accidente», afirmó ayer a Reuters uno de los investigadores, Nurcahyo Utomo.

 

Fotos

Vídeos