La ausencia de Bolsonaro devalúa el debate final en Brasil

El candidato de la derecha aduce cuestiones médicas para evitar enfrentarse en directo a sus rivales en televisión

MARCELA VALENTE BUENOS AIRES.

El último debate entre los candidatos para las presidenciales de mañana en Brasil se realizó el jueves por la noche -madrugada de ayer en España- sin la presencia del ultraderechista Jair Bolsonaro, el gran favorito, que argumentó razones médicas al estar aún convaleciente de las heridas sufridas hace un mes cuando fue apuñalado durante un mitin. Sin embargo, ofreció una entrevista exclusiva emitida a la misma hora del cara a cara entre sus rivales. Con el 35% de las intenciones de voto en la última encuesta, Bolsonaro habló con la TV Récord cuyo dueño es el obispo evangélico fundador de la Iglesia Universal del Reino de Dios, que ya manifestó su voluntad de respaldar al candidato conservador, misógino, homófobo y racista.

Demacrado y más delgado, Bolsonaro se explayó en las críticas a su principal rival, Fernando Haddad, del Partido de los Trabajadores (PT), pero sobre todo apuntó contra el líder de la agrupación, el expresidente Luiz Inacio Lula da Silva, preso desde el 7 de abril. El veterano exsindicalista, que era el preferido antes de que su candidatura fuera rechazada por la Justicia, está condenado por corrupción y blanqueo de dinero en una causa controvertida que el exdirigente prevé revertir en instancias superiores. Hace menos de un mes, resignado, aceptó que Haddad lo reemplazara.

«No podemos dejar que un partido que llevó a Brasil a la más profunda crisis ética, moral y económica vuelva al poder con las mismas personas», acusó Bolsonaro, quien calificó a Haddad, exministro de Educación y antiguo alcalde de Sao Paulo, de «fantoche conducido por Lula desde la prisión».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos