Guaidó reta a Maduro a que lo encarcele como a su jefe de gabinete

Juan Guaidó. /Reuters
Juan Guaidó. / Reuters

«Como no pueden llevarse al presidente encargado buscan a los más cercanos para amenazar», afirma el líder opositor venezolano

DAGOBERTO ESCORCIABogotá (Colombia)

Como si quisiera enfrentarse al enemigo directamente, Juan Guaidó, presidente encargado de Venezuela, reaccionó a la detención de su amigo y jefe de gabinete, Roberto Marrero. «¿Cuál es el mensaje, que van a por mí? Como dicen en la Guaira: ¡Dale! ¿El mensaje es amedrentarnos? ¡Dale!». Fueron las palabras retadoras de Guaidó dirigidas a Nicolás Maduro, líder del régimen chavista, al que volvió a llamar usurpador y dictador.

«Sigan en la lucha. Cuiden al presidente, y bueno debemos entender que el que se cansa, pierde». Estas palabras conmovedoras corresponden a las de un hombre al que estaban allanando su casa y sabía que de forma irregular lo iban a detener. Él es Roberto Marrero, mano derecha de Guaidó, y las grabó durante el momento de su detención por parte de miembros del Sebin (Servicio Bolivariano de Inteligencia).

El arresto del jefe de gabinete de Guaidó, ejecutado sobre las dos de la madrugada (siete horas más en España), ha sido denominado como «un secuestro» por parte del presidente encargado y miembros de la oposición, al mismo tiempo que rechazado por el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas, que ha exigido al Gobierno chavista que respete el proceso y revele inmediatamente el paradero de Marrero.

Dirigía una «célula terrorista»

El Gobierno de Venezuela ha afirmado que Roberto Marrero ha sido detenido porque dirigía «una célula terrorista» que pretendía «desestabilizar» el país. Las afirmaciones han sido realizadas por el ministro del Interior, Justicia y Paz, Néstor Reverol, quien ha destacado que la supuesta célula preparaba «asesinatos selectivos», según ha informado la agencia estatal venezolana de noticias, AVN.

Por su parte, el presidente venezolano, Nicolás Maduro, ha indicado que la «célula terrorista» tenía como objetivo hospitales y diversas estaciones del metro.

«Al Gobierno Bolivariano y revolucionario de Venezuela no le temblará el pulso para combatir a los grupos terroristas, para llevarlos a la cárcel. Eso no es política lo que ellos hacen. Simplemente es terrorismo», ha añadido.

El mensaje de Guaidó al pueblo de Venezuela coincide con el enviado por Marrero: lucha y paciencia. «Esto no cambia en nada la ruta ni la voluntad del pueblo», dijo Guaidó, que recordó estar preparado para este tipo de actos después del encarcelamiento de Leopoldo López, en 2014. El dirigente opositor calificó de injusta la detención de Marrero, a la que definió como secuestro. «Han cometido una torpeza», señaló. «Como no pueden llevarse al presidente encargado buscan a los más cercanos para amenazar. Pase lo que pase, como dijo Marrero, seguimos adelante». También manifestó que «mientras ellos encarcelan y persiguen, nosotros seguimos ayudando a los más necesitados, insistimos en el cese de la oscuridad; no nos van a sacar del camino que hemos trazado para el pueblo de Venezuela».

Guaidó hizo referencia al lema -«sembrando esperanzas»- de las hermanas salesianas, en cuya sede atendió a los periodistas. «Entonces no tengan dudas de que la esperanza nació para no morir. Que mientras nosotros nos mantengamos unidos, Venezuela, estamos más cerca de la libertad. Que la operación libertad no solo va a liberar a Roberto sino a todo el país». Guaidó también tuvo un mensaje para los funcionarios del Sebin: «Hay consecuencias directas al ejecutar órdenes inconstitucionales y sus jefes ya llamaron para exculparse, sépanlo».

Mientras el líder de la oposición piensa que el régimen de Maduro está débil, existen voces que manifiestan su preocupación porque la detención de Marrero sea el primer paso para arrestar también al presidente encargado. Guaidó obtuvo el apoyo inmediato de muchos gobiernos vecinos, que manifestaron su protesta. El presidente de Colombia, Iván Duque, valoró el apresamiento de Marrero como «una vil agresión y persecución criminal por parte de la dictadura».

Mientras el pueblo amanecía conmocionado por el allanamiento no solo a la casa de Marrero, sino también en la propiedad de Sergio Vergara, otro dirigente opositor, Maduro hablaba del impulso que da su Gobierno a la industria farmacéutica. Al mismo tiempo dedicaba la mañana a celebrar el Día Mundial de la Poesía con un tuit en el que intentaba demostrar que el lobo también tiene sentimientos. Tras reconocer el trabajo de los poetas y poetisas venezolanos escribió: «Sus versos nos invitan a reflexionar desde los sentimientos más sublimes, y afianzan la identidad de los pueblos para hacer del mundo un lugar más humano».