La alcaldesa 'anticasta' de Roma se tambalea

D. MENOR ROMA.

Virginia Raggi se juega hoy su supervivencia política y el Movimiento 5 Estrellas (M5E) parte de su credibilidad. La alcaldesa de Roma, miembro de esta formación política 'anticasta', podría ser condenada por falso testimonio, lo que le obligaría a dejar el cargo debido al código ético de su partido. Muy criticada por una parte de la ciudadanía debido a su incapacidad para hacer frente a la degradación de la capital italiana, Raggi podría abandonar la alcaldía si la justicia considera que nombró como director de Turismo de Roma a Renato Marra porque se lo pidió su hermano, Raffaele Marra, responsable del departamento de personal del Ayuntamiento y arrestado por presunta corrupción. Ante la Autoridad Nacional Anticorrupción la alcaldesa dijo que actuó en plena autonomía, aunque la Fiscalía consideró que mintió y pidió ayer para ella diez meses de reclusión.

La eventual condena supondría un revés para el M5E, que tuvo su primer éxito político importante con la victoria en las elecciones municipales de 2016 en Roma y Turín. El líder de esta formación, Luigi Di Maio, no defendió ayer a Raggi y recordó que el código ético del partido «habla claro» sobre qué hacer en caso de condena.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos